jueves, 1 de agosto de 2013

SERMÓN EN GÉNESIS: LA TRAMA DE JOSE (BOSQUEJO Y AUDIO)

Tema: Génesis
Título: La trama de José
Texto: Génesis  44 y 45.
Autor: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz

INTRODUCCIÓN.

A. La semana pasada comenzamos a ver como enfrento la familia de José los problemas , hoy continuaremos mirando la historia de José con esta óptica.

I   EL USO DE LA BOCA.

A. Los hermanos de José han partido junto con Benjamín, han llegado a Egipto y allí han sido atendidos espléndidamente por José, sobre todo el Joven Benjamín; han comido han bebido, se han alegrado y así han pasado la noche. Llegada la mañana son despedidos por José llevando la comida por la que habían ido y además de esto, un “regalito” escondido en el saco de Benjamín, la “copa de adivinar” de José (No es que José fuera un brujo o cosa parecida, la mejor explicación de esto es que hace parte del ardid planeado por José y su mayordomo), cuando el mayordomo enviado por José los intercepta y les reclama ellos responden diciendo: (ver 44: 9)”Aquel de tus siervos en quien fuere hallada la copa,  que muera,  y aun nosotros seremos siervos de mi señor”.

PALABRAS MUY IMPRUDENTES.  

B. La copa es encontrada en el saco de Benjamín, acto seguido son llevados a Egipto donde José decide dejar al joven como un esclavo allí entra en Juego Judá y es de notar la prudencia y sabiduría con que habla. (Ver 44: 18): “Entonces Judá se acercó a él,  y dijo: Ay,  señor mío,  te ruego que permitas que hable tu siervo una palabra en oídos de mi señor,  y no se encienda tu enojo contra tu siervo,  pues tú eres como Faraón.”

El tacto y el respeto con los que habla Judá son todo un ejemplo para nosotros de cómo hablar para ganarnos el corazón de una persona.

C. Enfrentamos nuestros problemas usando bien la lengua. En muchas ocasiones lo único que tenemos para ganarnos el corazón de una persona, para abrirnos una puerta, para solucionar algún problema interpersonal o de cualquier otra índole es nuestra boca. (Prov 12: 18; 10: 20 – 21; 16:24; 25: 11-12; 25:23; )

II   LA EXPERIENCIA APRENDIDA. (Ver 44: 30 – 34).

A. Ya hemos dicho que la conducta de José en la historia es reprochable. Pero en honor a la justicia hay que decir que su intención es buena, él prueba a sus hermanos para saber si siguen siendo los mismos y por ellos hace a Benjamín el centro de su trama, Benjamín seria el nuevo José, ahora él es el hijo favorito (44:20, 22, 27 – 29, 30b), José los prueba para saber si todo sigue igual y la verdad es que aproximadamente 20 años después todo ha cambiado, ellos han aprendido la lección.

B. Considere a Judá, él es quien intercede por José. Notemos, Él fue quien promovió la venta de José (37: 26  -27); ahora es el quien se ofrece en lugar de Benjamín (44: 33). Antes no le había importado su padre; ahora no pensaba en él, pensaba en su padre (44:34). Ellos habían abandonado a José pero ahora no abandonaran a Benjamín. Ahora su familia era importante lo más importante.

C. Enfrentamos nuestros problemas con la experiencia que hemos adquirido de tribulaciones pasadas. Lo crucial de la vida no está en los pecados que cometemos, los errores con los que fallamos a veces muy gravemente, lo importante es aprender y corregirnos. Lo importante es que cuando Dios nos dé la oportunidad de redimirnos mostrando que ya no actuamos igual, no lo hagamos igual.

III    EL PLAN DE DIOS (45: 5 – 8)

A. Por fin José se destapa con sus hermanos en un acto en verdad muy conmovedor.  Y las palabras que dicen son una tremenda lección de teología sobre la soberanía de Dios y su plan perfecto. Vamos a examinarlas:

1. Dios me envió aquí para salvar al mundo.  Dios tiene su buen plan con todo lo que hace, Dios tiene un buen plan con nuestro sufrimiento, muchas veces ese plan dura tiempo en revelársenos o a veces no se os revelara nunca. (5 – 6).

2. Dios me envió acá, no ustedes. Dios es tan sabio, tan soberano que sabe usar los pecados de los hombres paras cumplir sus planes. En ninguna manera Él es el autor o determinador de esos pecados, pero los usa y como un experto ajedrecista lleva  a través de ellos sus planes. (7 – 8).

3. La razón por la que José no está consumido por el odio y la amargura con sus hermanos es que el entendió el plan de Dios. “Si ellos me hicieron todo esto es porque Dios tenía un plan”.

B. Enfrentamos nuestras tribulaciones con el aliciente de saber que:

1. Dios tiene un plan para todas las cosas que nos suceden, aun para aquellas cosas que otros nos hacen, el las permite con un buen propósito.

2. Entender esto nos debe ayudar a vencer el odio, la amargura, el dolor etc.

Conclusiones:


ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...