miércoles, 27 de mayo de 2015

SERMÓN: EL GRAN DÍA DE LA EXPIACIÓN (BOSQUEJO Y AUDIO)

Tema: Levítico
Título: El gran día de la expiación
Texto: Levítico 16
Autor: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz


Introducción: 

A. Una vez al año Dios estipulo el día del perdón o el día de la expiación (yom kippur en hebreo), esta fiesta se celebraba  el día séptimo del mes de Tébet (¿3 de octubre?), tal día seria un día donde cesarían las labores y ayunarían (afligir el alma), como su nombre lo indica este era el día donde Dios perdonaba todos los pecados del pueblo: la ceremonia era así:

I. LA PREPARACIÓN DEL SACERDOTE (16:1-4).

A. La advertencia: El texto comienza recordando a Nabad y Abiu quien como recordaremos murieron básicamente por haberse acercado a la presencia  de Dios indebidamente, esto mismo puede ocurrile a cualquier persona. El lugar santísimo era un sitio sagrado, el lugar donde la presencia de Dios se manifestaba, Aaron o cualquier sumo sacerdote solo entraría allí una vez al año, el día de la expiación.

B. Preparación:  para el día de la expiación el Sumo sacerdote debería prepararse:

1. Bañarse.

2. Usar vestiduras especiales, no usaría aquel día las mismas suntuosas vestiduras de siempre solo: el manto, al ropa interior, el cinto y el gorro (Humillación y penitencia).

3. Proveer un becerro y un carnero 
C. Con Estos animales: (Ver 11 – 14).

1. Aaron ofrecerá el ternero en sacrificio y el carnero, el cual se quemara completamente para purificación de el y de su familia, es decir, los sacerdotes.

2. Después tomaría incienso con brasas tomadas del altar de bronce y entraría al lugar santísimo, la idea era que el humo cubriera el arca, que el no viera la manifestación de Dios (el arca era el trono de Dios en medio de su pueblo y el lugar donde habitaba su presencia) y muriera.

3. Después de hacer esto, tomaría la sangre del ternero que había sacrificado y rociaría el arca con ella.

II.  LOS DOS MACHOS CABRÍOS (16:5-10). 

A. El pueblo también debía prepararse, ellos debían traer dos chivos y un carnero. El carnero seria hecho ofrenda.

1. Sobre los dos chivos se hará un sorteo: el uno seria para ser sacrificado por el pecado del pueblo y el otro seria para ser soltado al desierto.

B. El proceder con estos dos chivos seria: (15 – 21)

1. De acuerdo a como hubiera resultado el sorteo se tomaría el chivo que quedo para Dios y se sacrificaría por el perdón de los pecados del pueblo, se llevaría la sangre al lugar santísimo para de nuevo rociar el arca y muy probablemente los demás utensilios del santuario con ella, al salir de allí con la sangre del chivo la uniría a la del ternero y rociaría también el altar de los holocaustos para purificarlo.

2. Aaron impondría las manos sobre el otro chivo mientras confesaba los pecados del pueblo, de esta manera el chivo cargaría con ellos y seria llevado al desierto, entregado a Azazel.

Es incierto lo que Azazel quiere decir, se han propuesto varias hipótesis:

a. La palabra quiere decir sencillamente: enviado, arrojado, destruido.
b. Era un lugar, específicamente una roca alta. En tiempo de Cristo el chivo era despeñado.
c. Era Satanás o un demonio.

Sin importar lo que quiera decir, nos indica la eliminación del pecado del pueblo

III.  CEREMONIAS DE PURIFICACIÓN (16:23-28).

A. Al terminar Aaron debería entraría al tabernáculo, se quitaría la ropa la cual dejaba dentro del santuario, se bañaría, se vestirá con el atuendo habitual de Sumo sacerdote y quemaría lo que quedaba del ternero y el chivo, así como su grasa.

Lo que al fin quedara del chivo y el ternero debía sacarse fuera del campamento y allí quemarse por completo

B. Quien hubiese llevado el chivo al desierto se bañaría y lavaría su ropa antes de entrar de nuevo en el. Lo mismo quien quemara lo restante del ternero y el chivo, debería bañarse y lavar sus ropas antes de entrar en el campamento.

Conclusiones:

A. Se pueden sacar varias enseñanzas sobre este texto. Por ejemplo, sobre el pecado: el pecado es universal hasta el sumo sacerdote debía ofrecer sacrificio por sus pecados. También podemos hablar de la santidad de Dios que demanda santidad a todos aquellos que desean acercarse a el. 

Pero tal vez la mejor enseñanza la hallamos en clave cristológica, el autor de la carta a los Hebreos hace varios paralelos entre este pasaje y Jesucristo. Veamos algunas de ellas:

1. Refiriéndose a ese día El autor de los hebreos nos dice que la ofrenda de Cristo fue presentada “una vez y para siempre!; no como la que tenia que presentar el Sumo sacerdote, una vez al año, todos los años (Heb 7:27; 9: 12).

2. Estos textos también nos dicen que Cristo no debió presentar un sacrificio por el pecado como hacia el sumo sacerdote ya que el era santo. Ademas, también se nos dice que Cristo no presento la ofrenda de animales sino su propia sangre.

3. También encontramos en Heb 9:24 que el santuario al que Cristo entro para hacer esa ofrenda fue el cielo y no el hecho por hombre.

4. Los sacrificios presentados aquel dia no podían quitar los pecados, solo los cubrían (expiar); mas el sacrificio de Cristo nos perfecciona o santifica totalmente y por ello no son necesarias mas ofrendas por los pecados (Heb 10: 4; 14). 

5. Al morir Jesús el velo del templo se rasgo (Luc 23: 45), mostrando así que a través de la sangre de Cristo el acceso al lugar santísimo (la presencia de Dios) quedaba abierto para todos (Heb 10: 19 -22). Aun mas el Sumo sacerdote pasaba horas preparándose para entrar a este lugar, nosotros podemos hacerlo en cualquier momento, aunque no, sin preparación.

6. También el NT hace mención vedada de como los chivos y el ternero apuntaba a Cristo. Expresiones como: Cristo fue “hecho pecado” por nosotros (2 Cor. 5:21) y que él “llevó nuestros pecados” (1 Ped. 2:24), muriendo con ellos fuera de Jerusalen, nos hablan del rol que jugaban ambos chivos aquel día.

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...