viernes, 12 de junio de 2015

SERMÓN: ¿QUE HACEMOS CON ESTOS PADRES? (BOSQUEJO Y AUDIO) - DÍA DEL PADRE

Tema: Día del padre
Título: ¿Qué hacemos con estos padres?
Autor: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz


Introducción:

A. Hace unos años hubiera predicado este sermón de otra manera, porque no era padre, lo hubiera predicado como hijo y es que muchas veces los hijos somos implacable con nuestros padres y tal vez una de las mayores enseñanzas que he recibido los últimos años es que: solo padres perfectos pueden exigir padres perfectos o dicho también de otra manera solo hijos perfectos pueden exigir padres perfectos.

B. Hoy vamos a hablar de nosotros los papas pero también hablaremos a los hijos, para entender este mensaje es necesario primero hablar de algunas fallas que cometemos los padres. 

I. A VECES LOS PADRES PREFIEREN A SUS HIJOS (Gen 25:28).

A. La Escritura es clara al decir que Isaac  prefería a su hijo Esaú por encima de su hijo Jacob. Las razones de tal preferencia estribaban en el hecho que Esaú era el primogénito y además era un niño más rudo, más de acción que su hermano Jacob quien parece ser era un niño de una personalidad más quieta (25:27). Esta situación a la postre trajo muchas consecuencias en el hogar como: la rivalidad entre los dos hermanos y la consecuente conducta de Jacob con su hijo José que hizo que la historia se repitiera (Gen 37: 3 – 4).

B. Tenemos hoy en día muchos hijos heridos por la preferencia de sus papas hacia otros hermanos. Tal vez tengamos el derecho a querer a un hijo más que otro pero lo que no tenemos derecho es a hacerlo visible porque si lo hacemos seguramente traeremos rivalidad entre ellos y con esto nefastas consecuencias en nuestros hogares.

II. A VECES LOS PADRES MIENTEN DELANTE DE SUS HIJOS (Gen 26:7).

A. Como vimos en el capítulo anterior los niños habían crecido, si seguimos la historia nos daremos cuenta que no ha pasado mucho tiempo y vemos a Isaac en una actitud que no corresponde mucho a la de una persona que conoce a Dios. Vemos a Isaac mintiendo por temor y esto es malo pero igual o peor de malo es saber que lo hacia delante de sus hijos, el versículo 11 nos dice que de esto se enteró todo el pueblo y por consecuencia sus hijos.

B. A veces los padres no somos el mejor ejemplo para nuestros hijos, a veces no solo mentimos delante de ellos sino que también, nos airamos, pelemos, gritamos, decimos “palabrotas” etc, con esto defraudamos a nuestros hijos que muchas veces siguen nuestro ejemplo.

III. A VECES LOS PADRES ADULTERAN FRENTE A SUS HIJOS (Gen 29:30).

A. El versículo nos habla de Jacob y sus dos mujeres Raquel y Lea, en los tiempos en que esto fue escrito técnicamente esto no era un adulterio, no era un pecado, pues la legislación sobre esto se dio después, aunque esto era así, si podemos ver en la historia lo que puede traer a un hogar el adulterio, por ejemplo:

1. El menosprecio de una de las dos mujeres (29: 31 – 32).
2. La envidia de una de las dos mujeres (30:1).
3. Amargura (30: 14  - 15).
4. Esto no se nombra en el pero es más que obvio, la afectación de los hijos por el menosprecio, la envidia y la amargura de estas mujeres.

B. Existen muchos hijos heridos con sus padres porque estos en algún momento de sus vidas cometieron adulterio, ellos vieron a sus madres sufrir, sus infancias o juventudes se llenaron de recuerdos amargos y son cosas que muchas veces no se pueden superar.

IV. A VECES LOS PADRES CONSIENTEN MUCHO A SUS HIJOS (1 Samuel).

A. Esta historia ya nos habla del sacerdote Eli este tenía dos hijos Ofni y Finees (1 Sam 1:3) quienes también eran sacerdotes. Estos dos hombres eran impíos y no conocían a Dios (1 Sam 2:12), su pecado entre otros consistía en despreciar las ofrendas de Jehová (Ver 17) y tener relaciones que las servidoras (Ver 22). Ante esta situación tal parece que su padre no actuó firmemente, solo un somero regaño (Ver 23 – 25), en el versículo 29 Dios lo acusa de haber honrado más a sus hijos que  a Él, Dios no solo esperaba un regaño, Dios esperaba que el sacerdote disciplinara más severamente a estos hombres por sus maldades. 

B. Existen hijos que sufren por haber sido demasiado consentidos, por no haber tenido una mano firme, un liderazgo fuerte en sus hogares; de la misma manera, existen hijos que sufren por la excesiva disciplina, más bien el maltrato recibido de sus padres.

Conclusiones:

¿Qué hacemos con estos padres? Regalarles nuestro perdón.

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...