miércoles, 10 de abril de 2013

SERMÓN EN GENESIS: EL ALTAR DE JACOB (BOSQUEJO Y AUDIO)


Tema: Génesis
Titulo: El altar de Jacob
Texto: Génesis  35: 1 – 7
Autor: Pastor Edwin guillermo Nuñez Ruiz

Introducción: 

A. Después del suceso trágico de Dina y la posterior exterminación de todos los varones en Siquem Dios le ordena a Jacob que levante un altar en Betel (casa de Dios), Betel es el lugar donde aproximadamente 20 años antes Jacob había pernoctado, donde Dios se le había manifestado y donde el había hecho una promesa. Un altar era un lugar donde se ofrecían sacrificios o se quemaba incienso, era un lugar de encuentro con Dios, los altares eran montículos de tierra o mesas de piedra. 

B. Hoy día nuestro altar es el lugar del encuentro con Dios, allí donde tenemos comunión con el señor, allí donde nos concentramos en orar, el altar de Dios es nuestro tiempo de oración y allí hay debe haber:

I   CONSAGRACIÓN (Ver 1 – 2, 4)

A. Como ya vimos Dios le ordena a Jacob ir a Betel (casa de Dios) que se encontraba aproximadamente a 40 km de Siquem y construir allí un altar, además le ordena quedarse allí y establecer este lugar como residencia. 

B. Antes de emprender el viaje a Betel Jacob ordena a su familia y a todos aquellos que estaban con él: “Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros,  limpiaos y mudad vuestros vestidos”. 

1. Quiten los dioses ajenos: estos son ídolos, tal vez los “terafines” que Raquel robo de su padre y que tal vez llevaban consigo otros miembros de su grupo.

2. Báñense y cámbiense de ropa: la costumbre nos señala el hecho de que para acercarse a Dios hay que estar limpios, la limpieza exterior seria una evidencia de la limpieza interior.

C. En efecto, ellos no solo entregaron los dioses sino también los aretes o zarcillos que eran usados como amuletos y en prácticas de hechicería, lo que hace Jacob con estos artículos es llamativo y es que los entierra.

D. El altar de Dios es un lugar al que venimos a consagrarnos, santificarnos, entregarnos:

1. Los ídolos: todo aquello que amenace con quitar o que ya halla quitado el primer lugar a Dios en nuestras vidas.

2. El pecado: (Col 3: 9 – 10) en este texto se nos manda a DESPOJARNOS del viejo hombre Y REVESTIRNOS del nuevo. Considere Rom 6: 11: CONSIDÉRESE muerto al pecado; Rom 6:12: NO REINE, el pecado; Rom 6: 13: NO PRESENTE su cuerpo  para pecar.

3. ¿Qué es necesario hacer son todo esto? ENTERRARLO.

II  AGRADECIMIENTO (Ver 3)

A. Jacob hará tal altar para agradecer a Dios por dos cosas:

1. Que Dios le respondió en el día de su angustia: Jacob recuerda la respuesta de Dios a sus oraciones en los días de angustia.

2. Que Dios ha sido su compañía todos estos años: Jacob recuerda aquí cada día de su pasado donde se supo respaldado y ayudado por Dios.

B. En el altar de Dios es un lugar donde debemos ser agradecidos, muy agradecidos con Dios (Salmo 103: 1 – 5; 107:8; 118: 19 – 22), tenemos aquí exhortación y ejemplos de personas agradecidas con Dios.

III COMUNIÓN (Ver 6 – 7)

A. Llegado a Betel, en efecto, Jacob levanta un altar y le da al lugar un nombre nuevo, ya no será únicamente Betel sino “el-bethel”, es decir, el Dios de Betel. Al construir el altar obviamente lo hizo para adorar a Dios ofreciendo incienso o sacrificios a Dios, ambos actos son actos de adoración. El incienso, por ejemplo representa la oración (Apocalipsis 8: 3 – 7). El sacrificio, representa a Cristo Jesús en la cruz.

B. Al altar de Dios venimos a tener comunión con Dios por medio de la oración. Sin embargo, no podríamos ofrecer este incienso en el altar sino es por que el sacrificio de Jesús nos abrió un camino a la comunión con Dios (Hebreos 10: 19 -22).

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...