jueves, 13 de noviembre de 2014

DESAFÍOS CALVINISTAS: JUAN 6:44



CLICK AQUI PARA LEER LA PRIMERA PARTE SOBRE JUAN 6:37


Juan 6:37, 44 y 65

Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí ...

Nadie puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere ....

Y él dijo: "Esto es por lo que te dije que nadie puede venir a mí si no se lo ha concedido el Padre."

Hemos visto que el Padre estaba poniendo a sus fieles seguidores bajo el señorío de Cristo y puesto que son obedientes al Padre, Cristo es capaz de decir con confianza, “ellos vendrán a mí”, cuando consultamos el contexto de Juan 6 : 37 descubrimos que no hay la más mínima pizca de calvinismo en el. La teología reformada ha leído sus doctrinas en el versículo y luego trata de validar su error, apelando a la misma.

Ahora tenemos que centrar nuestra atención en Juan 6:44 y 65. Empezamos definiendo quienes fueron los que Dios le dio a Cristo, ahora tenemos que preguntarnos cómo él se los dio. Estos dos versículos están estrechamente relacionados con Juan 6:37.  Juan 6:37 nos dice que el Padre estuvo dando a sus seguidores al Hijo. Juan 6:44 nos dice cómo se los dio.

Si leemos Juan 6:44 y no estamos seguros acerca de lo que "trajere" quiere decir sólo tenemos que seguir leyendo.

Juan 6:45: Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó y aprendió del Padre, viene a mí.

Jesús dice que Dios le estaba enseñando a la gente a venir al Hijo. ¿Cómo lo hacía? Lo hacía de varias maneras. En primer lugar, mediante el envío de Juan el Bautista para dar testimonio a Israel de que Jesús era el Mesías (Juan 1: 29-34). Jesús también declaró que las mismas Escrituras daban testimonio que él era de hecho a quien Israel había estado esperando (Juan 5: 37-47). Los milagros de Jesús fueron otra manera en que Dios dio testimonio de la identidad de Jesús (Juan 5:36, 6:26, y 14:11) y las palabras de Jesús en sí, pronunciadas por el Espíritu de Dios, eran evidencia que Jesús era el Cristo (Juan 6:63, 7: 16-17, 10: 3 y 14:10). Todos los que estaban prestando atención a Dios,  los que se escuchaba con corazones dispuestos y obedientes vendrían a Cristo pues estaban siendo enseñados por el.

El testimonio del Padre a través del Espíritu Santo fue como un viento que soplaba a través de Israel. Ese testimonio se podía escuchar en la voz de Juan el Bautista, a través de los milagros de Jesús y por la lectura de las Sagradas Escrituras. Dondequiera que uno miraba en Israel Dios el Padre estaba testificando que Jesús era el Mesías. Los que estaban sintonizados con el Padre podía oír el mensaje alto y claro. Los que no estaban en sintonía con el Padre estaban desconcertados por la creciente influencia de Jesús. Podían ver el efecto del viento de la revelación espiritual de Dios, pero que no podían comprender cómo dar cuenta de ello. Sus deseos carnales por el poder y el prestigio les llevaron a resentirse con Jesús; este estado pecaminoso de la mente les hizo sordos al testimonio del Espíritu. Los que vinieron a la fe en Cristo por el testimonio del Espíritu Santo lo hacían no por un entendimiento natural sino por revelación espiritual.

Juan 8: 43-44a

“¿Por qué no entendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra. Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre…”

Los falsos israelitas, los hijos del diablo, no podían entender las palabras de Jesús. Para ellos, las palabras de Jesús eran algo natural, mundano y carnal. Pero Jesús les dijo que sus palabras eran espíritu y vida. Ellos podían oír sus palabras, y comprender su significado básico, pero no podían escuchar el Espíritu detrás de ellas o humildemente recibir la revelación que impartían. Ellos podrían entender que Jesús estaba haciendo a sí mismo igual a Dios diciendo: "YO SOY", pero no podían aceptar su señorío sobre su vida (Juan 10: 30-33). Esto no fue porque Dios no les ayudó a aceptar el significado espiritual de sus palabras, sino porque no estaban abiertos a la influencia del Padre. Hasta que no se arrepintieran de su rebelión, serían ciegos e incapaces de encontrar la verdad (Juan 9: 39-41). Los que estaban siguiendo al Padre podría aceptar las verdades espirituales que Jesús estaba enseñando, los que todavía tenía que arrepentirse se ofendieron por las verdades que proclamaba.

Debemos tener en cuenta que en el momento del ministerio de Jesús en Israel había tres tipos de personas. El primer grupo estaba formado por personas que ya estaban caminando en fidelidad al pacto con Dios el Padre. Estas personas ya estaban preparadas para seguir el testimonio de Dios y ser guiados a su Hijo. El segundo grupo son los que estaban caminando en rebelión a Dios, pero estaban dispuestos a obedecer el mandato de arrepentirse que se le dio primero a través de Juan el Bautista y luego por el mismo Jesús. Este arrepentimiento "preparó el camino para el Señor." El tercer grupo estaba formado por personas que estaban en rebelión a Dios, que vivían por sus propios deseos carnales al igual que el segundo grupo de personas. Pero a diferencia de los de la segunda categoría estas personas no estaban dispuestas a arrepentirse. En este tercer grupo había hombres como los fariseos, incluyendo Saulo de Tarso. Su obstinada negativa a obedecer la llamada del Padre al arrepentimiento causó que se convirtieran en enemigos abiertos de Cristo y sus seguidores. Hasta que ellos estuvieran dispuestos a dar la espalda a los deseos de su padre el diablo, nunca podrían ser llevados a la fe salvadora en Cristo Jesús.

“Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre", dijo Jesús. ¿Cómo puede alguien escuchar y ser atraído por el Padre mientras estaban en total rebelión a él? Aquellos que no tenía ningún deseo de hacer la voluntad de Dios en sus vidas no podrían someterse a su enseñanza en las Escrituras y su testimonio por medio del Espíritu. Hasta que no obedecieron el mandamiento de arrepentirse no podían ser llevados a la fe en Cristo. Juan había preparado el camino para que Israel viniera a la fe en Cristo "proclamando un bautismo de arrepentimiento" (Hechos 13:24). Es significativo que Jesús vino a predicar, "Arrepiéntete y cree," en lugar de "Creer y arrepentirse." Y el mensaje de Pablo a ambos Judios y gentiles era "arrepentimiento para con Dios y la fe en Jesucristo" (Hechos 20:21).

Ahora podemos entender lo que Jesús estaba diciendo en Juan 6: 44 - 45. Él le estaba diciendo a esos falsos discípulos que murmuraban acerca de la dificultad de aceptar su enseñanza que no podían llegar a él sin la ayuda del Padre (Juan 6:43). Él dijo: "Nadie puede venir a mí en un sentido de salvación a menos que se dejen enseñar y aprendan del Padre."

Esto es lo que estaba diciendo, pero con el fin de entender realmente su punto tenemos que entender comprenderla claramente. Era un reproche a los pecadores que se imaginaban que eran verdaderos hijos de Israel. Él estaba diciendo, "Los que no están escuchando a Dios no puede llegar a la fe en mí. Sólo se puede llegar a mí siguiendo el liderazgo de mi Padre, los que viven en rebelión con Dios, no le escuchan. Es por ello que no pueden creer lo que les estoy enseñando, ustedes no conocen al Dios de Israel. Ustedes no son seguidores de Dios, por eso ustedes no pueden venir a la fe en mí. A menos que se arrepientan ante Dios nunca podrán venir a mí, y recibir la vida".

Jesús no les estaba diciendo, "Ustedes está muertos espiritualmente y no hay nada que puedan hacer para venir a mí,  ya que no fueron escogidos por Dios él no les permitirá creer en mí" Esta interpretación no tiene nada en absoluto que ver con el contexto histórico y bíblico, es un abuso del texto. En su lugar, estaba diciendo: "No pueden aceptar mis palabras porque ustedes están viviendo en rebelión con Padre. Ustedes realmente no creen en mí, porque usted se niega a someterse al Padre y seguir sus enseñanzas. Hasta que no se arrepientan y sigan al Padre no podrán recibir la vida que está en mí! "
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...