jueves, 1 de junio de 2017

SERMÓN: LA SANIDAD DEL HIJO DEL OFICIAL (BOSQUEJO Y AUDIO)

AUDIO
CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN 

CLICK EN PLAY PARA OIR EL AUDIO DEL SERMÓN.

BOSQUEJO 
Resultado de imagen para jESUS SANA AL HIJO DE UN NOBLE
Tema: Los milagros de Jesús
Título: Cuatro palabras
Texto: Juan 4: 46 – 54
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez Ruiz


Introducción:

A. Este es el segundo milagro que hace Jesús en su ministerio, según se cree. También fue realizado en Cana, esta vez no es a una pareja de recién casados sino al oficial de un rey. Detallemos los pormenores de este milagro y lo que podemos aprender de el:

I. LA IMPOTENCIA DEL OFICIAL (Ver 46).

A. El texto nos dice que aquel hombre era un oficial del rey (Herodes Antipas), seguramente adinerado por tal cargo; además, se nos dice que vivía en Capernaum  y lo peor es que tenía un hijo enfermo (fiebre) a punto de morir.

B. Al leer esto me viene a la mente la impotencia, tenemos aquí un hombre con un estatus social y económico alto, un hombre con influencias pero nada de eso puede ayudarlo ahora.

C. Así hay ocasiones en la vida, nada sirve ante la tribulación que vivimos, nos sentimos con las manos atadas, todo es insuficiente

II. LA DETERMINACIÓN DEL OFICIAL (Ver 47).

A. Ya hemos dicho que el hombre vivía en Capernaum, esta ciudad estaba al norte de Cana, a unos  36 Km, el oficial ha oído hablar de Jesús y de lo que puede hacer (la importancia de testificar) y entonces hace el viaje de unas 6 o 7 horas para encontrarse con Jesús y pedirle que venga con él  a su casa para que sane a su hijo.

B. Antes de continuar llama la atención la expresión del versículo 48: “Si no viereis señales y prodigios, no creeréis”. Cuál es la razón por la que Cristo dice esto? Pueden existir dos razones:

1. La expresión está dirigida al oficial. En este caso Jesús quiere probar la calidad de su fe.

2. La expresión está dirigida a los testigos. Esta idea es reforzada por el plural que utiliza, si se refiriera al cortesano usaría el singular y porque es evidente que el no necesita fe, ya la tiene, como es evidente.

Sea cual sea la respuesta la afirmación es ciertísima: muchos de nosotros no llegaríamos a tener fe sino es porque hemos visto milagros y según leemos no debería ser así, nuestra fe debería estar fundada solo en la persona y las palabras de Jesús. Esta es una fe madura y fuerte.

C. Decimos que el cortesano tenía fe y lo sabemos por su determinación, la determinación de sacar algo muy difícil adelante basados en Dios y su poder es fe. El hace el viaje, él no se da por vencido, el sigue buscando la manera.

D. Fe es determinación de no dejarnos vencer y de buscar a Jesús para lograr la solución a lo que sea que nos ocurra.

III. LA FE DEL OFICIAL (Ver 50).

A. El hombre ruega, el hombre suplica por su hijo, le pide a Jesús ir a su casa, Jesús le da una palabra, para el eso es suficiente, no regatea, no insiste. Toda su fe descansa en cuatro palabras: “Ve, tu hijo vive”

Este hombre tiene una poderosa fe en Jesús y lo que él dice. Tan poderosa es su fe como para saber que no es necesaria la presencia de Jesús su palabra basta.

B. El oficial regresa lleno de fe a su casa al acercarse sale una comitiva de siervos a darle la buena nueva, su hijo estaba sanado, el milagro había sucedido a las 7 (1 pm nuestra), a la misma hora que Jesús le había dado la palabra, fíjese que mientras él estaba en presencia de Jesús el poder de Jesús visitaba a su hijo.

C. Nuestra fe debe ser tan fuerte y sencilla a la vez que todo lo que necesite es las palabras de Jesús.

Conclusiones:


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...