jueves, 23 de junio de 2016

LA ELECCIÓN INCONDICIONAL CALVINISTA Y LA VOLUNTAD SALVIFICA DE DIOS - EXPIACION LIMITADA

VÍDEO




CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
ARTICULO

Por: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz.

Para estudiar una doctrina bíblica se debe comenzar desde su contexto más general, este sin lugar a dudas son los atributos de Dios. Por ello en el artículo anterior a este estudiamos la cuestión de la elección incondicional Calvinista desde la simplicidad de Dios VER AQUÍ.

En esta entrega pretenderemos contestar a la pregunta: ¿a quién desea salvar Dios? Para hacerlo ya no abordaremos un enfoque teológico-filosófico sino solo teológico, respondiendo a través de la Biblia la respuesta a la pregunta que nos ocupa, para después contestar algunas objeciones comunes a la cuestión de parte de quienes no creen como lo propone este escrito.


Vamos a enumerar algunos textos que responden nuestra pregunta con suma claridad:

1. Los primeros textos a los que me quiero referir conforman una triada en el libro del profeta Ezequiel. Estos son:

Eze 18:23: “¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?” (RV60)

Eze 18:32: “Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis”. (RV60)

Eze 33:11: “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?” (RV60)

Estos tres textos Bíblicos son muy esclarecedores sobre el asunto. La respuesta de estos a la pregunta: ¿a quién desea salvar Dios? Nos dice que Él quiere salvar no a algunos impíos, ni a impíos sino más bien a los impíos; no quiero que los impíos mueran, es la respuesta de Dios.

A su vez es correcto afirmar que este texto en primera instancia se refiere a la casa de Israel. Sin embargo, es aplicable a nosotros hoy en día dado la inmutabilidad de Dios. Dado este atributo de Dios, Él sigue sintiendo lo mismo por los impíos, no solo israelitas sino por cada impío sin excepción, por cada persona que se encuentra en dicha condición; además, como veremos más adelante existen en el N.T. pasajes paralelos a estos que refuerzan este hecho cierto y le dan fuerza de equivalencia.

Es también llamativo también darnos cuenta como en el texto 33:11 el Señor garantiza lo que dice bajo un juramento, como para que estemos más ciertos, como para que no lo dudemos, como para que estemos bien seguros.

Dios no quiere la muerte del impío; por el contrario, Dios quiere que este se arrepienta y obtenga vida. En otras palabras, Dios no quiere que el pecador sea castigado, no quiere que reciba castigo ni en esta, ni en la vida próxima.

¿Por qué Dios no quiere que el impío muera? Una de las razones la encontramos en Lamentaciones 3:33:

“Pues él no se complace en herir a la gente o en causarles dolor”. (NTV)

Y es que Dios no se deleita, ni se alegra en herir o causar dolor a sus criaturas.

Concluimos que el deseo de Dios es que los impíos se salven y en esto nos es mostrada la voluntad salvifica de Dios.

Cuando pasamos al N.T. tenemos varios versículos que amplían y esclarecen la voluntad salvífica universal de Dios a través de mostrarnos que el sacrificio de Jesús se ofreció por todos los seres humanos. Entre ellos podemos encontrar:

2. Romanos 3: 23 – 24: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (RV60).

Pablo desde el comienzo de la carta a los Romanos ha venido hablando del estado espiritual del hombre, una de sus conclusiones la encontramos en el versículo 23 y es que TODOS los seres humanos sin excepción han pecado, están muertos espiritualmente y por ello solo les espera la muerte eterna, la condenación eterna, “están destituidos de la gloria de Dios”, léase cielo.

Acto seguido va a mostrar cual es el remedio para este grave problema, inmediatamente dice: SIENDO JUSTIFICADOS. La pregunta es ¿a quienes se refiere? ¿Quiénes son esos que tiene la posibilidad de ser justificados? ¿Estos que están o estarán siendo justificados? El antecedente más próximo que tenemos para responder esta pregunta es TODOS aquellos que han pecado, es decir, todos los seres humanos sin excepción.

No es que automáticamente por la muerte de Cristo todos los seres humanos son justificados, pues eso es universalismo y sabemos que la Biblia no enseña esto; más bien, que por la muerte de Cristo todos aquellos que han pecado tienen una posibilidad real, no ficticia, no ilusoria de ser justificados.

Esta forma de argumentar la usa Pablo algunas veces más en sus escritos. Por ejemplo:

3. Romanos 5:15: “Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo”. (RV60)

Se nos dice que por el pecado de Adán “muchos” murieron. Todos sabemos que no fueron muchos los que murieron al pecar Adán, fuimos TODOS sin excepción los que morimos. Por tanto, la expresión MUCHOS no debe entenderse literalmente, sino más bien como TODOS SIN EXCEPCIÓN. En la segunda parte del versículo se nos dice que el sacrificio afecto también pero de manera mucho más abundante a MUCHOS, de nuevo, debemos entender este MUCHOS como TODOS SIN EXCEPCIÓN.

También…

4. Rom 5: 18 – 19: “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.  Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”. (RV60)
Tenemos aquí la misma situación, claro que en el versículo 18 se nos aclara que la justificación se hizo posible para TODOS los hombres sin excepción, a través de la justicia de Cristo de la misma manera que el pecado de Adán había traído condenación a TODOS los hombres sin excepción.

Más en el versículo 19 tenemos la misma situación del versículo 15, de nuevo, se debe interpretar la palabra MUCHOS como TODOS SIN EXCEPCIÓN, pues TODOS fuimos hechos pecadores por la desobediencia de Adán, no MUCHOS; al mismo tiempo, entonces, por la obediencia de Cristo no MUCHOS en el sentido literal de la palabra tenemos la oportunidad de ser justos sino TODOS SIN EXCEPCIÓN.

Ahora, si tanto en el versículo 15 como en el 19 entendemos MUCHOS como unos pocos hacemos violencia al texto y no tenemos en cuenta la simetría del mismo. En otras palabras, no hay razón en el texto, ni en el contexto para pensar que en la primera parte de los textos MUCHOS es TODOS pero que en la segunda MUCHOS es ALGUNOS.

Cabe aquí la misma aclaración que ya se hizo cuando tocamos Romanos 3 y es que los textos no apoyan el universalismo sino más bien debemos entender esto como que a todos se les da la posibilidad de la justificación y el don de la salvación. Únicamente a quienes reciben el regalo provisto en la cruz del calvario se les aplica los beneficios del sacrificio como muy bien lo aclara el versículo 17:

“Pues el pecado de un solo hombre, Adán, hizo que la muerte reinara sobre muchos. Pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su justicia, porque todos los que lo reciben vivirán en victoria sobre el pecado y la muerte por medio de un solo hombre, Jesucristo”. (NTV)

5. Tenemos también un cuarteto de versículos en 1 Timoteo que nos revelan el deseo salvífico de Dios.

1Ti 1:15: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”. (RV 60)
Este texto muy parecido a Ezequiel 33:11 (palabra fiel y digna – vivo yo, dice Jehová el señor) se nos expresa de nuevo la voluntad salvífica de Dios al indicarnos que Cristo fue enviado al mundo con el propósito de salvar a LOS PECADORES, no A pecadores o a ALGUNOS pecadores sino a todo aquel que se encuentra en tal condición y como es claro, no son solo algunos seres humanos los que se hallan así sino TODOS los seres humanos sin excepción alguna.

Luego viene…

1Ti 2:4: “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”. (RV 60)

Una vez más Pablo vuelve sobre la voluntad salvífica de Dios, también muy parecido a Ezequiel 33:11 (quiere que todos los hombres sean salvos – no quiero la muerte del impío) y si leemos este texto a la luz de lo que se ha dicho solo unas cuantas palabras atrás (los pecadores), no hay forma de hacerle decir a este pasaje Bíblico que TODOS es toda clase de hombres y no todos los hombres sin excepción, pues sabemos que todos son pecadores, por ende todos necesitan la salvación de Dios.

Ahora, cuando un partidario de la expiación limitada se encuentra con textos como el de Ezequiel y este donde se nos habla de el deseo de Dios, verdaderamente se halla con una dificultad que soluciona con una respuesta contradictoria el dice: "Dios tiene dos voluntades, una universal (otros la llaman voluntad revelada) donde Él sincera y realmente quiere la salvación de todos los hombres, donde el no quiere la muerte del impío y otra voluntad especifica (otros la llaman secreta) donde Dios solo quiere la salvación de sus elegidos.

Este punto de vista nos muestra un Dios que al fin y al cabo no sabe que quiere, no sabe que desea, este Dios desea y no desea al mismo tiempo, un Dios que al fin y al cabo no se sabe porque motivos termina haciendo algo contra su querer, tenga en cuenta que para un reformado esto no es posible. Sin embargo aquí el están dispuestos a ceder su convicción antes de reconocer lo que es mas que evidente.

Si se le pregunta al Calvinista ¿como es esto? ellos terminan con una frase que es un mantra para ellos: ¡Es un misterio! o ¡Dios sabe que hace y no eres nadie para pedirle cuentas a Dios! Dicho sea de paso es increíble las veces que un calvinista tiene que repetir esta frase, mostrando que el Calvinismo es tan auto-refutante que al fin y al cabo casi todo termina en una contradicción.

Una pregunta queda en el aire: ¿son misterios o el calvinismo esta equivocado? creo que la segunda opción es mejor.

Unas palabras más adelante dice:

1Ti 2:6: “el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo”. (RV 60)

Por cuanto Cristo vino a salvar a los pecadores, por cuanto Dios quiere la salvación de todos los hombres, entonces Jesús el único mediador se entregó para rescatarlos a todos.

Por último y como para no dejar lugar a dudas nos dice:

1Ti 4:9 – 10”: Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen”.

Dos veces se repite en la carta la expresión “palabra fiel es esta y digna de ser recibida por todos”, no es coincidencia que ambas aparezcan en contextos donde se habla de la voluntad salvífica de Dios, como si se quisiera unir, como si se quisiera hacer un paralelo y hacer énfasis. Fijémonos también que el texto no deja lugar a dudas en cuanto lo que venimos tratando, por un lado se nos dice que Dios es el SALVADOR de TODOS los hombres  y luego aclara que MAYORMENTE lo es de quienes CREEN. En otras palabras, Dios quiere salvar a todos los hombres pero esa voluntad solo se cumple en quienes creen, a ellos efectivamente les salvara.

La palabra griega usada aquí para salvador es SOTER la que comúnmente se usa para describir la acción salvífica de Dios en cuanto al pecado. La expresión aparece tres veces en la epístola en (1:1) donde la expresión se usa en sentido soteriológico y no de simple proveedor, en (2:3) donde aparece justo antes de hablar de la voluntad salvífica de Dios en cuanto al pecado y no como proveedor. Trata de afirma que la expresión en realidad se refiere a Dios como proveedor de la raza humano y no como salvador escatológico de ella es forzar la expresión y el contexto.

6. En un pasaje muy parecido a este último Juan nos dice:

1Jn 2:2: “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”. (RV 60)

La propiciación se dio a través del sacrificio de Cristo, en la cruz él se ofreció como el cordero inmolado en nuestro lugar, pago nuestros pecados, haciendo posible el perdón de Dios para nosotros los cristianos y, no solo el perdón para nosotros sino también para todas las personas en el mundo.

Algunos objetan la claridad de este texto diciendo que “nuestros pecados” se refiere a los pecados de los cristianos Judíos y “los de todo el mundo” se refiere a los pecados de los cristianos gentiles. Se asume aquí que los destinatarios son judíos.

Sin embargo, no olvidemos que esta carta está dentro del cuerpo llamado “epístolas universales o católicas” por cuanto se da por sentado de parte de la erudición que estaba dirigida a los cristianos en general y no a una zona o iglesia específica.

Por otra parte, nada en la carta indica una audiencia Judía, si comparamos esta con la carta a los Hebreos la cual muy seguramente estaba dirigida a judíos, nos daremos cuenta de la diferencia. Antes en el texto hay una pista la cual nos indica que en lugar de esto la carta podía estar dirigida a Gentiles, si nos fijamos en el último versículo de la epístola leemos: “guardaos de los ídolos”, si algo sabemos de los Judíos es que después del destierro en el 586 a.C, la idolatría y el culto a falsos dioses no fue un problema para el común de ellos, ellos habían aprendido la lección, por ello la advertencia se ajusta más a una audiencia no-judía.

7. 2 Pe 2:1: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina”.

En este texto se afirma que los falsos maestros negaban y negarían al SEÑOR (gr. despotes = amo y propietario) quien ya los había rescatado (gr. agorazo = comprar = redimir). Esto nos muestra que el sacrificio de Cristo fue aún por quienes le niegan (Strong).

Análogo a este texto tenemos también...


Rom 14:15: "Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió". 

La ultima parte de este texto merece nuestra atención para responder a la pregunta ¿por quien murió cristo por pocos o por todos? fíjese que el texto admite que hay personas por las que Cristo murió que pueden perderse.

La palabra perderse en griego es  apólumi esta palabra se compone a su vez otras dos palabras apo que quiere decir "fuera" y ollumi que quiere decir "destruir" uniendo las dos tenemos que apolumi quiere decir destruir completamente (Strong).  No hay otra manera de entender esto sino como condenacion eterna, asi es usado en otros textos como Rom 2:12;  1 Cor 1:18; 15:18; Juan 6:39; 10: 27 - 30).

Para reforzar este concepto citamos:

Help Word studios:

apollumi (de 575 / apo , "fuera de", que se intensifica ollymi , "destruir") - adecuadamente, destruir totalmente, cortando fuera por completo (tenga en cuenta la fuerza del prefijo, 575 / APO ).


apollymi ("con violencia / pierda por completo") implica permanente destrucción (absoluta), es decir, para anular (quitar)...

A su vez esta palabra es traducida como: "destruir" (Jer), "no eches a perder" (OSO), "acabe en el infierno" (TLA), "ruina" (SA).

Entonces Pablo advierte a los hermanos que no deben hacer tropezar a una persona por la que Cristo murió, pues podría terminar TOTALMENTE DESTRUIDA. Demostrando así, entre otras cosas, que como en el caso anterior es posible que alguien por quien Cristo murió se condene, demostrando, a su vez, que Cristo murió por quienes se salvan y quienes se pierden.

Vease para un texto similar a los dos anteriores 1 Cor 8:11.

Por último, citaremos estos dos pasajes que nos revelan el motivo por el cual Dios desea la salvación de todos los seres humanos y por ende envió a Jesús a morir por todos.

Tit 2:11: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres…” (RV60)

La gracia de Dios o su bondad (DHH), o su generoso amor (PDT), o su misericordia (Kadosh), se ha mostrado en el hecho de traer la posibilidad de salvación a todos los hombres.

Algo muy parecido se dice en el siguiente capítulo:

Tit 3:4  “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres…” (RV60)

Así que lo que motivo a Dios para salvar a toda la humanidad fue su bondad, su amor y su misericordia para con toda la humanidad.

Existen mas pasajes que pudiéramos citar. Sin embargo, creemos que esta lista es significativa y representativa.

Por ello los cristianos han recibido el mandato de ir y predicar el evangelio a todo criatura, a todas las naciones este mandato revela el deseo salvador de Dios. Si Dios hubiere diseñado un plan para salvar solo y únicamente a unos, lo más lógico es que ese plan incluyera el llamado solo para ellos y no para todos, pues de otra manera: ¿Qué sentido tiene llamar a todos? Si la respuesta es: hacer más responsables de su condenación a quienes no pueden responder dado que no son escogidos, entonces tal respuesta es un sin sentido que solo hace más cruel y sádico a Dios, así como también más lamentable la ya triste condición de quienes no han sido elegidos.

Quien cree que Cristo murió por todos los hombres haciendo así posible su salvación, puede ofrecer honestamente, con sinceridad y sin ambigüedades perdón a todo el que le escucha, puede predicar como lo hacían los apóstoles quienes ofrecían salvación a cada oyente.

Hch 2:38: “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese CADA UNO de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

Hch 3:26: “A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que CADA UNO se convierta de su maldad”.

Hch 17:30: “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan…”

La verdad debe ser dicha, una persona que cree que Dios solo quiere la salvación de algunos y que por ellos Jesús solo vino a morir por algunos (como los calvinistas de 5 puntos), no puede de manera total y absolutamente honesta ofrecer salvación a CADA UNO. Si esta persona fuera cuestionada por el evangelizado acerca de si Jesús murió por él, su respuesta sincera debe ser: “¡No sé, es una posibilidad, pero en verdad no se!”, el problema con esto es que como vemos nunca fue esa la predicación apostólica.

OBJECIONES COMUNES AL DESEO UNIVERSAL SALVADOR DE DIOS.

Las personas que no creen que cristo murió por la salvación de toda la humanidad tienen tres objeciones comunes a los pasajes donde se habla de esto:

1. Esta es constituida por una pregunta: Si Jesús murió por todos ¿Por qué todos no se salvan? Si Cristo pago por el pecado de todos ¿Por qué hay gente pagando sus pecados en el infierno? ¿Acaso Dios les exigió un doble pago?

A esto respondemos en primer lugar que si todos no se salvan, se debe a que no reciben, como ya lo vimos en Romanos 5:17, Jesús murió por todos, pero los beneficios de tal sacrificio solo se hacen efectivos en quienes RECIBEN la gracia que se les ha dado.

Suponga que un amigo paga una deuda por usted pero usted no acepta tal pago, sino que insiste en pagar lo que el ya cancelo. En tal caso, el problema no está en quien paga sino en quien no desea recibir. La gente en el infierno no pagara por sus pecados sino que recibirá una justa retribución por ellos, la retribución debida por no haber aceptado el pago que Jesús hizo.

Dejemos que hable un calvinista (Ryrie): Una pregunta análoga se pudiera hacer. ¿Se pagó dos veces por los pecados del israelita que rehusó aplicar la sangre de la Pascua a la puerta de su casa? Cuando se mató el cordero pascual, sus pecados fueron cubiertos. Pero si él no aplicaba la sangre a su puerta, moría. ¿¿Constituía esto un segundo pago por sus pecados? Por supuesto que no. El primer y suficiente pago no fue aplicado a aquella casa en particular.  La muerte después de no aplicar la sangre era solamente retribución por no apropiarse del sacrificio eficaz.. La expiación que Cristo hizo pagó por los pecados de todo el mundo, pero el individuo tiene que apropiarse de ese pago por fe. El mundo fue reconciliado con Dios (2 Corintios 5:19), pero esas personas reconciliadas necesitan reconciliarse con Dios (v. 20). TEOLOGIA SISTEMATICA BASICA.

Dicen ellos que si la muerte de Jesús no cumple con el propósito por la cual fue hecha entonces esta fue un fracaso. Afirman también que si Dios quiere algo esto indefectiblemente debe hacerse. No ahondaremos en este tema pues lo trataremos en una próxima entrega sobre el libre albedrío y la soberanía de Dios.

2. También se nos dice: "Jesús en Juan 17 oro solo por los que el Padre le dio (los elegidos- predestinados), no oro por todos, lo que debe implicar una expiación limitada, ya que es inconcebible que a Jesús le falle una oración".

Ante esto decimos:

En Juan 17 Jesús no estaba orando por los elegidos predestinados, esto es una mala comprensión del termino en el contexto en el que se usa, los que el Padre dio a Jesús en este contexto son los Apostoles, esto es claro al leer el versículo 12: "Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese" (RV60) y lo confirma Juan 18: 8 - 9: "Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy; pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos; para que se cumpliese aquello que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno". (RV60).

Entonces del versículo 1 al 19 toda ea oración se aplica a los Apóstoles del Señor. Después del versículo 19 y hasta el versículo 23 la oración cambia y aquí se ora por tres tipos de grupos:

a. "...mas no ruego solamente por estos...". Es decir, los Apóstoles.

b. "...los que han de creer en mi por la palabra de ellos...". En un sentido primario estrictamente ellos, a los que ellos les predicarían y se convertirían, aunque no se descarta que en esa oración estén incluidos todos los cristianos de todos los tiempos".

c. "El mundo". Jesús ora para que todos sean uno ¿para que? el objeto es que "el mundo crea que tu me enviaste" (Ver 21), después
 ora por lo mismo ¿con que objeto? para que "el mundo conozca que tu me enviaste" (Ver 23).

Esta intercesor de Jesús por los que no son sus discípulos se dio también en otras ocasiones, por ejemplo en Lucas 23:34.

por ultimo, para conocer una oración que no fue contestada como Jesús hubiera querido consultar la oración de Jesús en el Getsemani.

Asi que el argumento que se esgrime en favor de una expiación limitada aquí es irrelevante.

2. Ellos esbozan una serie de pasajes donde se sugiere que Jesús murió por la iglesia, por las ovejas, por muchos etc. Ejemplo de estos pasajes son:

Mateo 26:28: “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.”
Jesús murió por las ovejas”
(RV60)

Juan 10:11, 15: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas…así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.” (RV60)

Hechos 20:28: “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.” (RV60)

Efesios 5:25-27: "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha." (RV60).

Que Cristo murió por muchos (aunque ya se explicó como debe ser tomada esta frase según Romanos), por las ovejas y por la iglesia, es innegable.

Sin embargo, note que ninguno de estos versículos dice que él murió SOLO o UNICAMENTE por ellas, de hecho no hay un solo texto en toda la Escritura donde se nos diga que Jesús realizo su sacrificio únicamente por algún grupo de personas especifico.

Suponga que usted tiene tres hijos, un día en un acto tierno le dice al mayor de todos: ¡te amo, hijo! ¿quiere esto decir necesariamente que usted no ama a los otros dos? La respuesta es más que obvia, a menos que usted diga: "hijo solo y unicamente te amo a ti". Este es el error en el que caen quienes dicen: “ya que la biblia dice que cristo murió por tal o cual grupo esto quiere decir que no murió por nadie más”. Es más que claro que esto no es necesaria e irremediablemente así.

También podemos decir con respecto a esto ya para complementar que la Biblia afirma que Jesús fue enviado como salvador a la nación étnica de Israel:

Hch 13:23: “De la descendencia de éste, y conforme a la promesa, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel”. (RV60)

Hch 5:31  “A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados”. (RV60)

La pregunta es: ¿vino Jesús solo a salvar a Israel por cuanto estos versículos afirman que Dios lo levanto por salvador a Israel?

Cualquiera sabe que esto no es así. Sencillamente no podemos basados en estos textos decir que Jesús solo y únicamente vino a salvar a Israel como tampoco podemos decir basados en los textos ya citados que Jesús solo y únicamente vino a morir por la iglesia o las ovejas.

La respuesta a esto se haya en comprender que estos grupos constituyen subconjuntos de un gran conjunto. Cristo vino a morir por todos, esto incluye a los Judíos pero la salvación solo se hace efectiva en aquellos que aceptan el sacrificio, entonces, de ese modo, entendemos que el vino a morir por la iglesia, las ovejas y muchos, como ya vimos en textos más arriba, “Dios es el salvador de todos los hombres pero mayormente de los que creen” y “Cristo es la propiciación por nuestros pecados pero no solo los nuestros sino los de todo el mundo”.

De esta manera se deben tomar los textos universales para entender los textos que limitan la expiación y no al revés.

Por último, siempre es valioso el testimonio de los padres de la iglesia porque nos da una noción de lo que creían los primeros cristianos. Sin embargo cabe aclarar que su testimonio es valioso solo y únicamente si están de acuerdo con la Escritura como es el caso en esta oportunidad:

Clemente de Alejandría (150-220): "Cristo trae libremente... la salvación a todo el género humano". 

Eusebio (260-340): "Era necesario que el Cordero de Dios se ofreciera como los corderos cuya naturaleza asumió, incluso por toda la raza humana". 

Atanasio (293-373): "Cristo, el Hijo de Dios, habiendo asumido un cuerpo como el nuestro, porque todos estábamos expuestos a la muerte…se entregó hasta la muerte por todos nosotros como un sacrificio a su padre”. 

Gregorio Nacianceno (324-389): "el sacrificio de Cristo es una expiación imperecedera por todo el mundo”. 

Basilio (330-379): "Pero una cosa se ​​encontró que era equivalente a todos los 
hombres....la sangre santa y preciosa de nuestro Señor Jesucristo, que derramó por todos nosotros”. 

Ambrosio (340-407): "Cristo sufrió por todos, se levantó de nuevo por todos, pero si alguien no cree en Cristo, se priva de ese beneficio general" también dijo: "Cristo vino para la salvación de todos, y llevó a cabo la redención de todos, en tanto que Él trajo un remedio por el cual todos pudieran escapar, aunque son muchos los que... no están dispuestos a ser curados.

De hecho, la enseñanza sobre la expiación limitada no se encuentra en ninguno de los Padres de la iglesia pre-agustinos.

Todos estos textos que hemos citado construyen un buen caso sobre el argumento: DIOS DESEA LA SALVACIÓN DE TODOS SIN EXCEPCIÓN Y POR ELLO SU HIJO FUE ENVIADO A RESCATAR AL MUNDO ENTERO.

Si para entenderla elección divina para salvación es necesario comprender el atributo de la simplicidad divina, es necesario comprender que Dios no es solo soberano y que la soberanía de Dios no prima sobre todos los demás atributos, antes trabajo en perfecto equilibrio y armonia con ellos, es necesario entender que soberanía no equivale a despotismo o arbitrariedad; también es necesario entender que Dios desea la salvación de todos los hombres, que ama a la humanidad y que por ello envió a su hijo a morir por todos sin excepción.

Por ello cualquiera que sea la interpretación que se le vaya a dar a esta doctrina debe incluir la simplicidad divina y el deseo universal salvífico de Dios, por ello mismo la interpretación reformada de esta doctrina es errada.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...