viernes, 13 de mayo de 2016

APOCALIPSIS 22:19 Y LA PERDIDA DE LA SALVACIÓN.

APOCALIPSIS 22:19 Y LA PERDIDA DE LA SALVACIÓN



 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro”. (RV60)

Por: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz


Al considerar este texto como una prueba de la posibilidad de perder la salvación lo primero que hay que anotar es que muy probablemente esto no era lo que decía el original griego, lo que muy seguramente decía era:

“Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del ÁRBOL de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro”.

Esto es porque los mejores y más antiguos manuscritos no dicen LIBRO sino ÁRBOL, por ello muchas traducciones modernas han omitido la palabra LIBRO. Por ejemplo:

RVA-2015: y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la santa ciudad, de los cuales se ha escrito en este libro.

RVC: Y a quien quite algo de las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte del árbol de la vida, y de la santa ciudad y de lo que está descrito en este libro.

LBA: “y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro”.

Entendiendo esto queremos ahora dividir este texto en dos partes con el fin de examinarlo en detalle.

La primera parte seria:

“y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía…”

En la primera parte nos dice el autor que:

a. “Y si alguno...”. Esto debe entenderse como cualquier persona que sea cristiana, dado que como veremos más adelante, esta persona tiene su parte en el árbol de la vida y en la santa ciudad. Entonces, es una advertencia para cristianos, no para falsos cristianos o para personas que creían ser cristianos.

b. “…quita de las palabras…”. Esta frase merece una explicación, ya que se co-relaciona con lo que se va a decir en la segunda parte del versículo.

En primer lugar, la advertencia tiene que ver con quitar algunas palabras, con alterar algo del mensaje del libro.

En segundo lugar, es evidente que si puedo quitar de las palabras del libro es porque están en el, tienen parte en el, no se puede quitar algo que no está, entender esto es muy importante para interpretar correctamente el texto.

c. “…del libro de esta profecía…”. Al libro que se refiere aquí es particularmente al Apocalipsis, aunque por aplicación podría extenderse a toda la Escritura.

Ahora, después de haber entendido esto vamos a la segunda parte:

Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la santa ciudad, de los cuales se ha escrito en este libro.

a. “…Dios…”. Quien realizara la acción que viene a continuación es Dios mismo, la razón de esto es que solo Dios y únicamente Él puede hacerlo, ya que, fue el quien dio parte en el árbol de la vida y en la santa ciudad.

b. “…quitara…”. La palabra griega usada aquí es afaireo. Según el Diccionario Vine quiere decir: Quitar, eliminar, cortar y según el Diccionario Strong quiere decir: Remover.

Siguiendo lo que habíamos dicho en la explicación de la primera sección del versículo, sobre quitar las palabras del libro y, para recordarlo, reiteramos que si se les quita, elimina o remueve su porción del árbol y de la ciudad es porque ya la tenían, a nadie se le quita nada que no tenga. Por tanto esta advertencia se dirige a verdaderos creyentes, pues como veremos más adelante solo ellos pueden tener el privilegio de vivir en la nueva Jerusalén y comer del árbol de la vida, falsos creyentes no pueden.

También esta palabra nos abre la posibilidad al hecho de perder la salvación como veremos mas adelante.

c. “…su parte…”. Primero fijémonos en la palabra SU que indica algo que ya se posee, que me pertenece, que se ha asignado, indica también en este caso el total de la parte o la porción que corresponde.

Luego viene la palabra PARTE esta palabra en griego es meros, según el Diccionario Vine quiere decir una parte, una porción de un todo.

Es como decir: "eliminare la parte que le corresponde".

d. “…del árbol de la vida…”. El árbol de la vida se menciona desde el Génesis.

Gén 2:9  “Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal”.

Era uno de los dos árboles especiales del huerto del Edén que se encontraban en el centro del mismo (Gen 2:9). Si el hombre comía del árbol del conocimiento del bien y del mal, conocerían lo bueno y lo malo. Si el hombre comía del árbol de la vida viviría eternamente (Gen 3:22).

En Apocalipsis también se menciona varias veces este árbol.

Lo hace en 2:7 dice allí que “le daré a comer del árbol de la vida”. El arbol de la vida entonces da frutos y los creyentes vencedores pueden comer de este fruto. Comer de este fruto equivale a tener vida eterna (recuerde GeN 3:22).

Se nos dice también que este árbol está ubicado en el paraíso de Dios, el lugar donde vivirán todos los redimidos.

También en el mismo capítulo 22, se nos menciona este árbol, en el versículo dos se nos describe algo de la nueva Jerusalén, se nos muestra un río que sale del trono de Dios, este río pasa por la calle principal de la ciudad y se nos dice que el árbol de la vida en realidad no es uno, sino que son muchos, se nos aclara que en ambas orillas de este rió crecen muchos árboles que genéricamente son denominados el árbol de la vida, se nos dice que estos árboles dan cosecha una vez al mes, es decir, doce cosecha al año. Como ya anotamos el fruto de este árbol es la comida de los redimidos en este lugar.

Por último, muy relacionado con el texto que estudiamos está el versículo 14 en el capítulo 22, allí se dice que son quienes lavan sus vestidos, es decir los convertidos, los cristianos quienes tiene derecho al árbol de la vida y a entrar por la puesta de la ciudad, evidentemente la nueva Jerusalén, nos dice también que estos son personas bienaventuradas

Tenemos pues que el árbol de la vida está en el paraíso de Dios, más específicamente en la nueva Jerusalén, tenemos también que es la comida de los redimidos, comer del árbol de la vida es tener vida eterna. Si comemos del árbol de la vida tenemos vida eterna sino comemos de el es porque no la tenemos y para finalizar se nos dice que al árbol de la vida y a la nueva Jerusalén solo tienen derecho quienes han lavado sus vestiduras, los santos de Dios.

e. “…y de la santa ciudad…”. Es claro, también como ya hemos dicho que la santa ciudad es la nueva Jerusalén descrita ya. El lugar donde viven los redimidos por la eternidad. 

Se amenaza entonces a aquellos que ya tienen, ya poseen su parte en el árbol de la vida y en la santa ciudad con la eliminación de lo que les corresponde por alterar el mensaje del libro.

Alguno dirá: "no dice allí que el quitara todo sino solo una parte". Pues bien, no dice allí que le quitara parte de lo que le corresponde del árbol como si tuviera asignado tres frutos y solo se le darán dos, sino que dice SU PARTE entendiéndose como TODO lo que le corresponde, como ya vimos no comer del árbol de la vida es sinónimo de no tener vida eterna. la vida eterna escatologica se vive en el paraíso de Dios.

Acorde a que se le quitara SU parte del árbol de la vida que implica tener vida eterna, también y en consecuencia se le quitara su derecho a vivir en la santa ciudad. Ya que, nadie que no posea vida eterna puede estar en la ciudad.

Notemos que el castigo es relacionado con la falta en el hecho de ser más severo. Si alguien quita algunas palabras del libro a este se le quitara toda su salvación.

Sintetizando tenemos que aquellos creyentes (recordemos que tiene porción, parte en el árbol de la vida y en la nueva Jerusalén) que se les ocurra quitar, eliminar palabras de este libro se les amenaza con quitar su parte, su porción correspondiente al árbol de la vida (su alimento) y de la “nueva Jerusalén” (su morada).

Parafraseando el versículo diría algo así como: “si a algún cristiano se le ocurre eliminar o remover palabras del libro de Apocalipsis, entonces Dios le quitara lo que le corresponde del  árbol de la vida, no podrá comer de el, también le será quitado su derecho a vivir en la nueva Jerusalén”.

Ahora, si se le amenaza es porque existe la posibilidad real de perderla. Dios no amenaza por amenazar, Él es un Dios que no miente, Él es veraz y sincero siempre.

Unido a Hebreos 10: 26 – 39 tenemos aquí un texto que fuertemente sugiere la pérdida de la salvación.

Aclaro para terminar que fiel a mis principios no puedo cambiar de opinión hasta que no tenga argumentos fuertes para hacerlo. Aun creo que la salvación es segura y sobre todo por un texto como Juan 10: 26 - 30 donde se seguiré también la otra cara de la moneda.


Sigo buscando la verdad, sigo repensando mi fe cada día…!
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...