lunes, 4 de abril de 2016

SERMÓN: EL PODER DE LA SANGRE DE JESÚS (BOSQUEJO Y AUDIO)


ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 


Tema: La muerte de Jesús
Título: El poder de la sangre de Jesús
Texto: Romanos 3: 23 – 24
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez Ruiz


Introducción:

A. Mucha gente se pregunta: ¿Cómo puedo estar en paz con Dios? ¿Cómo puedo estar en la correcta relación con Dios? Las religiones por lo general le dirán que para estar bien con Dios usted debe hacer algo. Por ejemplo, La religión tradicional responde a esas preguntas diciéndole que usted debe hacer procesiones, prende velas, asistir a oficios religiosos, recibir sacramentos, rezar etc; los judíos de la época de Pablo decían que la manera de hacer esto era guardando la ley de Moisés.

B. En este punto encontramos la gran diferencia entre el cristianismo y los sistemas religiosos. En los demás sistemas religiosos usted siempre tiene que hacer algo para estar en paz con Dios, en el Cristianismo básicamente usted no debe hacer nada, a esto le llamamos gracia (EL AMOR, LA BONDAD, LA MISERICORDIA INMERECIDA DE DIOS),  esto le llamamos salvación por la fe.

C. Para explicarnos esto el Apóstol Pablo nos deja tres comparaciones:

I. SACRIFICIO.

A. Esta comparación es usada en la palabra PROPICIACION.

B. Dado que el ser humano está bajo la ira de Dios (Juan 3:36), es descrito como un hijo de ira (Efesios 2:3), dado que no había manera en que pudiéramos pagar por nuestros pecados se hace necesaria la propiciación.

C. La propiciación quiere decir literalmente aplacar, hacer propicio y en términos prácticos es  quitar la ira por medio de una ofrenda. El termino también alude a la tapa que cubría el arca del pacto, allí una vez al año, en el día del perdón, el sumo sacerdote rociaba la sangre de un ternero y un chivo, obteniendo así el perdón de los pecados suyos y de todo el pueblo.

La idea es que de la misma manera como ese artefacto era el lugar donde Dios trataba con el pecado del pueblo; ahora, Cristo es la persona en donde Dios definitivamente trata con el pecado de su pueblo, aplacando, entre otras cosas, la ira de Dios.

D. Este beneficio también se obtiene al ejercer fe en el sacrificio de Cristo

II. LA ESCLAVITUD.

A. Esta comparación es utilizada en la palabra REDENCION.

B. Además de pecador incorregible, la Biblia también ve al ser humano como un esclavo este es esclavo de Satanás (Efesios 2:2) y del pecado (Juan 8: 34). Asi las cosas entonces la redención es necesaria.

B. Que es REDENCION:

1. La palabra REDENCION significa rescate y liberación por pago.

2. Describe el acto de haber sido redimidos del poder de Satanás, del pecado, de la muerte y aun de la misma ley de Moisés a través del sacrificio de Cristo quien pago por ella.

El precio de este rescate fue Cristo mismo (1 Tim 2:6; Tit 2:14) y específicamente su sangre (Efe_1:7; Efe_2:13; Col_1:20; Heb_9:12). Al ser pagado el precio ahora pertenecemos a Cristo, es otra posición y otra realidad, antes éramos esclavos de Satanás y del Pecado – como ya lo habíamos anotado -  pero ahora al ser redimidos venimos a ser propiedad de Cristo y esclavos suyos (Apc 5: 9 – 10).

C. Dicha redención también se obtiene también por la fe en el sacrificio de Cristo.

III. EL TRIBUNAL.

A. Esta comparación es utilizada en la palabra JUSTIFICACION.

B. Para comprender la importancia de esta es necesario saber que la antropología Bíblica del hombre es muy pesimista, el ser humano es visto como un pecador y como tal destituido de la gloria de Dios (Ver 23),  de la misma manera se nos dice que el pecador es acusado por la ley (Galatas 3: 10- 14), por Satanás (Ap 12: 10 – 11) y Por su conciencia (1 Juan 3:20). Aquí es donde entra en juego la justificación.

C. Que es justificación:

1. Justificar es el acto a través del cual un pecador es declarado y tratado como un inocente por Dios.

2. Justificación es el acto soberano de Dios a través del cual el declara justo, inocente y santo al pecador que ha creído a pesar de que continúa en un estado pecaminoso.

D. La justificación es posible gracias a la muerte de Jesús (Rom 5:9), se da por la pura gracia de Dios (Tito 3:7), para recibirla solo hay que tener fe (Romanos 4:5; 5:1; Galatas 2:16) es decir, para recibirla no hay que hacer nada que corresponde a las obras de la ley, el pecador únicamente tiene que creer que la tiene gracias al sacrificio de Cristo y la bondad inmerecida de Dios.

E. Surge la pregunta obvia: ¿perseveremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡En ninguna manera!

Conclusiones:


Meditemos hoy cuantas cosas fueron ganadas para nosotros en la cruz y adoremos.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...