jueves, 25 de febrero de 2016

SERMÓN: ¿POR QUE NO ENTRO MOISÉS A LA TIERRA PROMETIDA?

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN




Tema: Números
Título: ¿Por qué no entro Moisés a la tierra prometida?
Texto: Números 20: 1 – 13
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez Ruiz


Introducción:

A. Cuando leemos el relato y nos enteramos de que Moisés después de todo no entraría en la tierra prometida, nos parece casi que increíble y nos preguntamos: ¿Cuál es la razón para tan gran castigo? Se nos dice en el versículo 12 que la razón es que Dios no fue santificado por parte de Moisés, santificar a Dios quiere decir no tratarlo con honra con respeto, pero ¿Qué fue lo que hicieron para no santificar a Dios? Trataremos en este estudio de resolver estas inquietudes.
    
B. Las razones por las que Dios no fue santificado pudieron haber sido:

I.  ENOJO (Ver 10 – 11).

A. Algunos autores nos dicen que involucrado en tal castigo estuvo el enojo de Moisés. Notamos al      leer los versículos un posible enojo del caudillo en sus palabras, la manera como le habla a la roca y los golpes que le da.

Moisés esta frustrado por la actitud de esta “nueva generación” de Israelitas y así hace lo que hace, al hacerlo entonces no santifico a Dios.
   
B. Aunque muy probablemente Moisés se dejó llevar de la ira y la frustración este argumento tiene como debilidad que no tiene un buen y firme sustento Bíblico, entraría en el ámbito de lo presumible.

II. SACRILEGIO (10 – 11).

A.  Sucede que la congregación estaba reunida en santa asamblea delante de la roca, esta representaba a Dios y más particularmente a Cristo mismo (1 Cor. 10:4), al golpear la roca Moisés estaba golpeando a Cristo mismo y de esta manera es que Dios no fue santificado, no le trato como santo delante del pueblo y por ello fue castigado.
   
B. Este argumento tiene sentido desde la interpretación que Pablo hace de Cristo como la Roca, de     ser así nos infunde un profundo respeto por Dios y su santidad, no se puede tratar con Dios livianamente. Honramos a Dios en nuestro trato hacia Él.


III. ORGULLO (Ver 10).

A. Cuando Moisés habla a los israelitas usa la primera persona del plural (nosotros): “¿os hemos hacer salir agua de esta peña?” Algunos interpretan esto como si al decirlas Moisés se estuviera      dando el crédito a si mismo por el milagro que va a suceder, olvidando que en realidad será Dios quien sacara agua de la roca, al hacerlo no santificaron a Dios

B. No santificamos a Dios, no le tratamos con respeto cuando pretendemos asumir que lo que soy y    logro es por la fuerza de la carne, cuando queremos ponernos en el lugar de Dios y quitar la gloria que solo a Él le pertenece.

IV. DESOBEDIENCIA (Comp. 8 y 11).

A.  Dios le dice a Moisés en el santuario toma la vara, reúne la congregación y háblale a la roca, más Moisés no le hablo a la roca sino que la golpeo en ello se ve un acto de rebeldía y desobediencia. Este argumento toma fuerza porque Números 20: 24 dice que la razón del castigo fue la rebeldía. Al ser rebeldes Dios no fue santificado.

La primera generación de israelitas no entro en Canaán por la rebeldía y ahora Moisés y Aarón reciben el mismo castigo.

B. Es bien sabido que la rebeldía nos roba bendiciones y nos hace perder muchas cosas buenas de parte de Dios. Al ser rebeldes irrespetamos a Jehová.

V. INCREDULIDAD (Ver 12).

A. Por último, el mismo texto nos dice que la razón de la disciplina fue la incredulidad, Dios vio en      el acto que Moisés acaba de hacer esta falla, no podemos saber exactamente porque, tal vez la razón por la que golpe la roca en lugar de hablarle desobedeciendo así fue un momento de incredulidad.

Entonces, Dios no fue santificado por Moisés al manifestar falta de fe.

B. Bien sabemos que sin verdadera fe en las Palabras del Señor no recibiremos cosa alguna de él y perdemos bendiciones para nosotros, mientras que en este acto lo irrespetamos.


Conclusiones:

A. Aunque las 4 últimas tienen un buen sustento Bíblico notemos que le mismo texto nos dirige directamente a las dos últimas como las razones para el castigo, es decir, rebeldía e incredulidad. Entonces, muy seguramente Dios no fue honrado por Moisés y recibió el castigo que recibió al haber mostrado rebeldía e incredulidad.

Más aún nos queda otra pregunta por responder: ¿Por qué tan severo castigo para un hombre que había tenido tanta comunión y lealtad al Señor? La única respuesta que se nos ocurre la encontramos en Lucas 12:48 y Santiago 3:1.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...