viernes, 1 de enero de 2016

SERMON: UNA MAS Y MEJOR PESCA - LA PESCA MILAGROSA - FIN DE AÑO - AÑO NUEVO (BOSQUEJO Y AUDIO)

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN.



Tema: Fin de año
Título: Una más y mejor pesca – Año nuevo.
Texto: Lucas 5: 1 – 11
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez Ruiz


Introducción.

A. Aquí estamos esta noche terminando un nuevo año y comenzando otro. Como siempre esta es una noche para recordar, lo bueno y lo malo que nos ocurrió y para que basados en esta experiencia podamos proyectar un mejor año. Hoy veremos una historia en donde la experiencia previa sirvió para impulsarse y proyectarse a cosas mejores.

B. La historia la encontramos en Lucas 5 y trata sobre una pesca. Aprendemos de ella:

I. EL DESINTERÉS DE PEDRO (Ver 3) 

A. Pedro y los demás no han tenido una buena noche pero aun así cuando Jesús les pide su barca ellos le permiten usarla. No interesaba si la noche hubiera sido buena o mala, si el Señor necesitaba la barca ellos la darían a Él.

B. Es muy bueno comenzar con este punto que nos indica dos cosas:

1. Los discípulos también tienen noches malas, momentos oscuros.

2. Los discípulos y sus cosas siempre estarán dispuestos para el Señor sin importar como vaya la vida.

II. LA VOZ DE LA FRUSTRACIÓN (Ver 5) 

A. Cuando el Jesús acaba de enseñar a la multitud lanza unas palabras a Pedro: ¨Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar¨ a lo que Pedro responde: ¨Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado¨. Analicemos un poco esta frase:

1. Toda la noche hemos estado trabajando: un inicio esperanzador, un esfuerzo prolongado, un trabajo arduo, agotador, persistente.

Hay esfuerzos nuestros de toda la noche, inicios esperanzadores, abundante y arduo trabajo, mucha constancia.

2. No hemos pescado nada: a pesar del esfuerzo, el ánimo y la constancia puestas los resultados habían sido nulos, imagínelo, echar la red una y otra vez sin obtener absolutamente ningún resultado, ni siquiera un pez, era como golpear una gran roca, sentimientos de confusión (¿pero qué pasa?) y de tiempo perdido, no es una situación fácil.

Al igual que ellos muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones muy similares, mucho ánimo, persistencia, trabajo para al final obtener nada o casi nada, los sentimientos de desánimo, derrota y frustración vienen a nuestra vida entonces, nos decimos: “estoy perdiendo el tiempo”, “¿pero qué es lo que hago mal?”, “¿Qué es lo que está pasando?”.

III. LA CONFIANZA EN LO QUE HA DICHO (Ver 5c)

A. Sin embargo, las palabras finales de Pedro encierran una gran lección de fe para nosotros: “más en tu palabra echaré la red”. En otras palabras: “puede que esto haya sido así, puede que este frustrado, puede que este desanimado pero porque tú me lo dices lo intentare otra vez”.

Pedro volvería a la carga pero esta vez basado no en su maestría de pescador, ni en su experiencia sino basado en una palabra de Jesús y en la presencia de este en la barca.

B. Creo que esta noche estamos aquí para recibir esta palabra de Jesús a pesar de lo frustrado que podamos sentirnos, a pesar de los sentimientos de futilidad e inutilidad, Jesús nos dice: “no dejes de intentarlo, vuelve a la carga, una vez más”. Sin embargo, no se supone que intentemos en nuestra fuera sino bajo una palabra de Jesús y tengo una esta noche para ti: 

Hebreos 13: 5 – 6: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré  Lo que me pueda hacer el hombre”. (RV60)

Como dice el versículo digamos esta noche: el Señor es mi ayudador, y basados en esta Palabra emprendamos en este año que comienza.

Tal vez sea lo único que tengas para comenzar pero te aseguro es suficiente.

IV. LA FE QUE OBRA (Ver 6)

A. Acto seguido bogo mar adentro con sus compañeros y en un acto de fe echaron la red, esta se llenó tanto que la red se rompía y los compañeros de otras barcas tuvieron que venir a ayudarlos.

B. La fe que habla no es nada sin la fe que trabaja, la fe se demuestra con obras. Después de ejercer fe en la promesa que hoy recibimos es necesario que nos enfoquemos en la acción ¿Qué estábamos pensando abandonar? ¿Cuál es el proyecto que tenemos para este año? Son preguntas a responder, necesitamos desde ya empezar a trabajar en ellos y seguro como les ocurrió a los pescadores mientras va trabajando los milagros se irán dando.

C. Ilustración: El colegio

V. LOS RESULTADOS ESPERADOS (Ver 8 – 9)

A. La reacción de Pedro y de quienes estaban con él en la barca es significativa:

1. Conciencia de su indignidad: apártate de mí, soy pecador.

2. Asombro.

3. Servicio: ellos se convirtieron en pescadores de hombres.

B. Si un milagro, la presencia de Jesús no causa en usted estas tres reacciones, prácticamente este milagro se perdió. 

Conclusiones.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...