martes, 29 de diciembre de 2015

SERMÓN: EL CIEGO BARTIMEO - FIN DE AÑO - AÑO NUEVO (BOSQUEJO Y AUDIO)

Tema: Discipulado
Título: El ciego Bartimeo
Texto Lucas 18: 35 – 43.
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez Ruiz 


Introducción:

A. Estamos llenándonos de fe, ánimo y esperanza para comenzar este 2016; estamos consolando el corazón de aquellos que pasan tribulación; estamos llenándonos de estrategias, ideas y herramientas para enfrentar la vida cuando esta se pone “cuesta arriba”.

B. Hoy estudiaremos la historia del ciego Bartimeo:

I. EL PERSONAJE NECESITADO (Ver 35).

A. El milagro sucedió en Jericó. La situación es que, al contarnos la misma historia, Mateo nos dice que el milagro no sucedió acercándose a Jericó, sino saliendo (Mat 20: 29). ¿Dónde sucedió realmente? La respuesta es que según la arqueología, había por lo menos dos Jericós, la antigua y la nueva, unidas por un camino, entonces el milagro pudo haber sucedido entrando a la una y saliendo de la otra o viceversa. 

Por otro lado, también los relatos discrepan en cuanto al número de ciegos. Mateo dice que son dos y Marcos y Lucas dicen que fue uno ¿Cómo se resuelve?, ya vimos como los tres evangelistas escriben desde su propio punto de vista (prueba de que no se pusieron de acuerdo para escribir), entonces cada quien enfatiza los detalles que le parecen pertinentes para su propósito. No son contradicciones en los relatos sino más bien los hechos contados de maneras diferentes.

Esto es importante conocerlo, pues es una prueba mas que nos habla de la perfección de la Biblia y que ella no se contradice, sus "contradicciones" solo son aparentes y con suficiente estudio sobre el contexto estas se solucionan fácilmente.

B. En cuanto al personaje necesitado sabemos cinco cosas de él:

1. Era ciego.
2. Era mendigo
3. Se llamaba Bartimeo (según Marcos)
4. Estaba sentado junto al camino (detalle relevante).
5. Necesitaba un milagro 

C. Note que lo primero que necesitamos para un milagro es precisamente eso: necesitarlo.

II. EL CLAMOR DEL NECESITADO (Ver 36 – 39).

A. Este hombre ciego escucha la algarabía de la gente que viene rodeando a Jesús (era tiempo de la Pascua, Jericó quedaba en camino a Jerusalén, la gente rodeaba a Jesús porque una de las maneras de enseñar de un rabí era hacerlo mientras caminaba; al mismo tiempo, aquellos que no irían a la Pascua salían a las orillas del camino a felicitar y animar a quienes peregrinaban a Jerusalén), el ciego  pregunta qué ocurre,   a lo que responden que Jesús de Nazareth se acerca, y allí comienza su clamor.

Grita: «!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!», la gente alrededor de Jesús lo reprende, le dicen que se calle, pero el ciego, ante esto, intensificó su clamor. Tenemos, pues, que el ciego no solo sólo se enfrenta al silencio de Jesús, quien según el relato no le presta atención, sino que también se enfrenta al regaño de la multitud, así y a pesar de todo, él sigue adelante en la consecución de su propósito: ser sanado.

B. Cuando estamos buscando una bendición, es seguro que encontraremos obstáculos, muchos obstáculos. Bartimeo nos enseña que, a pesar de ellos, debemos seguir adelante, con decisión y determinación: así se alcanzan las bendiciones de Dios.

III. LA RESPUESTA AL NECESITADO (Ver 40 – 41).

A. Las respuesta a su clamor está antecedida de la perseverancia, pero no sólo de ella, sino también de un acto de fe. El relato de Marcos nos informa que cuando fueron a decirle que Jesús lo llamaba, él arrojo su capa. Sucede que en tierra Tierra santa Santa, cierto tipo de  de capa era la que identificaba a los ciegos y mendigos, el arrojar la capa es una acto de fe que proclama: «nunca más seré un ciego mendigo»; lo más significativo es que lo hace cuando aún está ciego, él tiene fe que su día de sanidad ha llegado.

B. Un acto de fe es “ensillara el caballo sin haberlo montado”, así actúa la fe, da pasos sin que las condiciones para hacerlo sean perfectas.

C. Acto seguido llega a Jesús y le hace una pregunta: «¿Qué quieres que te haga?» (curiosa pregunta para alguien en quien es evidente su enfermedad y condición).

D. Jesús también nos pregunta a nosotros: ¿Qué quieres que te haga?, y no se valen repuestas generales. Así como el ciego, debemos saber específicamente qué es lo que queremos y decirlo.

E. Al momento, el ciego recibe la sanidad.

IV. EL SEGUIMIENTO DEL NECESITADO (Ver 43).

A. A mi parecer, este es el detalle más importante de esta historia. El ciego hizo dos cosas al recibir la sanidad:

1. Dio la gloria a Dios. Los milagros deben glorificar a Dios y solo únicamente a Él debe recibir la gloria en ellos, ningún hombre, iglesia o ministerio debe ser glorificado como el hacedor de milagros. 

2. Le siguió: El detalle del ciego junto al camino no es menor, así inicia la historia, pero el fin de la historia el ciego seguía a Jesús por el camino. Para entender lo que este detalle quiere decir necesitamos saber que este fue el último milagro de sanidad de Jesús, debemos saber que Jesús se dirigía a la su última Pascua, se dirigía a Jerusalén a morir, es decir, su camino es el camino de la muerte, el camino de la cruz y el ciego lo siguió en el.

Es verdad que no hay manera de pagarle a Dios todo lo que hace por nosotros, pero por lo menos debemos ser agradecidos y podemos ser agradecidos siguiéndole y siguiéndole por en el camino de la cruz.

Conclusiones: 

Editado por: Jesús Goyeneche

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN        
                               
ESCUCHE AQUI EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...