miércoles, 14 de octubre de 2015

SERMÓN: LA LEY DE LOS CELOS (BOSQUEJO Y AUDIO)

Tema: Números.
Título: El juicio de ordalía.
Texto: Números 5:11 – 31.
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez Ruiz.


Introducción:

A. El llamado juicio de ordalía tiene antecedentes en Babilonia y Asirios persistiendo hasta la edad media, consistía en someter a las personas a torturas dejando el resultado a los dioses (inocencia – culpabilidad) y con ello su justo juicio. 

B. Este rito parece muy extraño a nuestras mentes modernas. Me voy a dedicar a explicarlo más aunque usted no lo crea en este texto existen sendos concejos para la relación de pareja.

I.  REFRENAR LOS CELOS (Ver 11 – 14)

A. El ritual se llevaba a cabo cuando hubiere:

1. Sospecha de infidelidad y el marido estuviere celoso.

B. Los celos son la sospecha o la inquietud ante la posibilidad que el ser amado nos reste atención en favor de otra. (http://www.wordreference.com/definicion/celos). Existen todo tipo de celos pero este se refiere específicamente a los celos entre esposos. Los celos varían en intensidad y manifestaciones.

C. El ritual estaba diseñado para impedir que el marido actuara impulsivamente, ya que la esposa podía incluso morir, recordemos que la pena para el adulterio era la muerte.

D. Tengamos mucho cuidado con las acciones que llevemos a acabo guiados por los celos. En caso de sospechas de  infidelidad debemos actuar bajo hechos y evidencias no bajo supuestos.

II. BUSCAR AYUDA (Ver 15 – 19ª; 23 - 26).

A. Entonces en caso de tal sospecha el esposo debía buscar ayuda en el sacerdote quien dirigiría todo un ritual para entre otras cosas mediar en el conflicto. El ritual consistía en:

1. Traer a la mujer al santuario junto con un ofrenda que consistía en dos kilos de harina de cebada.

2. Después de presentar la mujer ante Dios el sacerdote tomaba agua consagrada y la mezclaría con tierra del santuario.

3. Le suelta el cabello a la mujer y luego le dice un juramento al que la mujer debía responder con un amen.

4. Después el sacerdote escribía el juramento y lo borraba con el “agua amarga”, el agua mezclada con el polvo del santuario, presentaba parte de la ofrenda y daba de beber esta mezcla a la mujer.

Así ayudaba el sacerdote a la pareja.

B. Cuando en un hogar hay problemas por celos, infidelidad o lo que sea la pareja debe buscar ayuda la tomando en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Dejar la vergüenza. Todos tenemos conflictos.

2. Buscar la ayuda a tiempo. No dejar que el tiempo y los problemas se agraven. A veces ya es demasiado tarde.

3. Escoger la persona sabiamente. Cualquier persona no está capacitada ni bíblica, ni emocionalmente para aconsejarnos.

4. Seguir las recomendaciones. De nada sirve buscar concejo sino vamos a practicar lo que se nos sugiere.

III.  DESCANSAR EN LA JUSTICIA ES DE DIOS (Ver 19 - 20).

A. El sacerdote hacia oír a la mujer un juramento al cual ella debía responder con un amen. Este rezaba asi: “Si no has engañado a tu esposo ni has tenido relaciones con otro hombre, le pido a Dios que cuando bebas esta agua amarga no te pase nada malo. Pero si le has sido infiel y lo has engañado con otro hombre, le pido a Dios que te castigue de tal manera que, cuando tomes esta agua, el estómago se te hinche y no puedas tener hijos (TU MUSLO CAIGA Y SE TE HINCHE EL VIENTRE). Que esto les sirva de ejemplo a todos. Ese será tu castigo”. (TLA). Mayúsculas mías.

Note que en caso que no existieran pruebas la justicia se le dejaba a Dios.

B. El principio bajo el que operaba este ritual es muy práctico aun para nosotros, se nos invita a descansar dejando la justicia en manos de Dios quien si conoce los hechos y las intenciones. A veces las cosas no pasan de sospechas en caso de infidelidad, pero tal sospecha ejerce un gran poder sobre nosotros, se nos invita a dejar esa carga en Dios y confiar que el hará.

IV. ENTENDER QUE DIOS CASTIGA EL ADULTERIO (Ver 27 – 31).

A. Entonces si la mujer había sido infiel quedaría estéril y si no entonces ella seria librada, todo por mano de Dios, no por el “agua amarga” ya que esta solo contenía polvo y la ceniza de la tinta.

B. Hoy en día este ritual no se practica en el cristianismo. Sin embargo, tenemos en la palabra de Dios advertencias en contra del adulterio y la fornicación: Heb 13:4; 1 Cor 6:9; Efe 5:5; Col 3:5 – 6. Esta es el agua amarga de los fornicarios y adúlteros para hoy día.

Conclusiones: 

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...