domingo, 23 de agosto de 2015

CARACTERÍSTICAS DE UN VERDADERO PASTOR

CARACTERÍSTICAS DE UN VERDADERO PASTOR




1- No es perfecto, pero busca ser un ejemplo de la manada. Este pastor conoce sus limitaciones, sabe que no es mejor que nadie, sabe que es un pecador redimido por la sangre de Cristo. Pero también sabe la misión que Dios le ha dado y trata de llevar a sus ovejas en el camino dado por el Pastor Supremo, antes que todo. Él tiene cuidado en este asunto y puede ser visto en su vida como un hombre que trata de vivir el evangelio y no sólo hablar de el. Es humano, tiene sus errores, y no le importa proyectar una imagen todopoderosa.

2- Cultos cristocéntricos. Este pastor busca glorificar a Cristo en el ministerio que preside. Desde el primero al último minuto de sus servicios tiene por objeto presentar a Cristo y llevar a la gente a Él. Es sensible a observar y corregir las cosas que tratan de competir con la centralidad de Cristo en la adoración.

3- No tiene miedo de predicar la Palabra de Dios. Este pastor entrega toda la palabra de Dios. Él no utiliza técnicas melodramáticas para tocar los corazones de sus oyentes. Él busca en primer lugar, que el Espíritu Santo revele la Palabra a sus oyentes, llevándolos a la presencia viva de Dios. Sabe que a menudo desagradara a la gente en su predicación, pero es fiel a las verdades que Dios le envía a predicar.

4- No cree que el fin justifica los medios. Este pastor es totalmente dependiente de Dios en su ministerio. Él lleva a la iglesia a caminar por la senda correcta de la obediencia al Señor y no a los caminos torcidos que el corazón humano propone para alcanzar objetivos. Para él lo más importante es que se haga la voluntad de Dios con los medios dados por Dios.

5- No se deja medir por el "éxito" ministerial.  Este pastor le gusta ver los resultados de su trabajo, sin embargo, no se guía por estos resultados. Se guía por la obediencia y la dirección de Dios. Incluso aunque aveces no ve resultados "exitosos", sigue siendo un ministro fiel y el ministro de las ovejas dadas por Dios. Para él cumplir la misión de Dios no es llenar la iglesia de gente a toda costa, sino obedecer a Dios y confiar a Él los resultados del trabajo que bien puede hacer.

6- No se hace a sí mismo el SEÑOR de la iglesia. Este pastor conoce a sus ovejas y les hace entender la diferencia entre la admiración y adulación. No acepta ser exaltado e incluso adorado como si fuera más que el otro, o incluso casi Dios. Se coloca en la posición del siervo, tiene el placer de trabajar en equipo y ver a sus ovejas desarrollar sus ministerios, siempre recuerda que es también oveja del rebaño de Dios. No deja que su ego se haga cargo. Él no es un ídolo en su iglesia.

7- No explota económicamente a sus ovejas. Este pastor no es ignorante, no cree que las deudas de la iglesia se pagan como por milagro. Él sabe las posibilidades de su iglesia y no utiliza amenazas, falsas promesas o coerción para recoger fondos. Él sabe instruir adecuadamente a su iglesia sobre lo que dice la Biblia acerca de las contribuciones al reino de Dios. No hace que el momento de la ofrenda sea el mas importante del culto. Funciona en la parte financiera de la iglesia con dignidad, ética y transparencia.

8- Lo que no tiene miedo de enseñar profundamente la Biblia a sus ovejas. Este pastor no hace doctrinas sobre textos aislados de la Biblia, por lo tanto, no tiene miedo de enseñar a su rebaño y ser interrogado por ellos en las cosas profundas de la Biblia. Él ha abierto la puerta al diálogo y las preguntas. La Palabra de Dios reina como una fuente de educación y regla de fe y práctica. Por ser así sabe que siempre debe beber de esta fuente para así dar de beber también a sus discípulos.

9- En sus oraciones esta buscando siempre la voluntad de Dios en primer lugar. El sabe que no esta para darle ordenes a Dios. Él sabe quién es Dios, el sabe de sus grandes atributos. Además, sabe quien es el, un hombre imperfecto, que está de pie por la gracia de Dios. Así, en sus oraciones el depende de Dios y no de su cabeza.

10- Huele a ovejas Este pastor es realmente un pastor. Su misión en la vida es pastorear y no hacer una fortuna con la manada. Su misión es ir cerca de ellas y sentir el olor de las ovejas, se preocupa por ellas. Él las ama de verdad, incluso si no tienen nada que dar a cambio. Él les da la bienvenida, él hace su trabajo plenamente como buen obrero que no tiene de qué avergonzarse.

Traducido y adaptado por: Edwin Nuñez
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...