jueves, 2 de julio de 2015

SERMÓN: LEYES PARA LOS SACERDOTES (BOSQUEJO Y AUDIO)

Tema: Levítico
Título: Leyes para los sacerdotes.
Texto: Levítico 21
Autor: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz


Introducción: 

A. Dejando atrás el código de santidad entramos a una nueva sección dentro del libro, esta tiene que ver con lo que tiene que ver con el culto. Los temas tocados aquí son: 

1. Santidad de los sacerdotes (Cap 21).
2. Santidad de los sacrificios (Cap 22).
3. Días de fiesta (Cap. 23).
4. Lámparas y panes de la proposición (Cap. 24:1-9).
5. Contra la blasfemia (Cap. 24:10-23).
6. Año sabático y de jubileo (Cap. 25).

B. Como vemos este capítulo trata sobre la santidad de los sacerdotes aparte de la santidad del pueblo en general. A una gran responsabilidad una gran exigencia parece ser la idea de esta sección. Examinemos su contenido:

I.  LA SANTIDAD DE LOS SACERDOTES (Ver 1 – 9).

A. Se imponen para ellos varias normas:

1. Para mantenerse puro no debían tocar un cadáver a menos que fuera el de la madre, el padre, el hijo o el hermana y el de una hermana que no fuera casada ya que si era casada ya no pertenecía a la familia sino a la de su esposo (Ver 1 – 4). No podía tocar cadáver pues esto le ocasionaría impureza ritual y por tanto incapacidad de servir en el tabernáculo. 

2. No debía cortarse el cabello de tal manera que quedara calvo, no debía recortar su barba, ni hacerse heridas (Ver 5). Estas practicas eran señales supersticiosas de pesar y duelo por la muerte de alguien. Ademas, su duelo debería ser moderado por cuanto era ejemplo de fe y esperanza entre el pueblo.

3. No podían casarse con una mujer que fuera prostituta o divorciada (Ver 7). Esto por que el y su esposa son uno, ella debía también ser pura.

4. Si la hija de sacerdote se entregaba a la prostitución debía ser quemada (Ver 9).

5. Se excluía del sacerdocio al: ciego, bizco, cojo, manco, jorobado, enano, o que tuviera alguna deformidad, que tuviera alguna enfermedad de la piel, o que tuviera los testículos aplastados. Aunque estas personas podían manutenerse de las ofrendas no podían ministrar en el santuario (Ver 16 – 24).

B. ¿Discrimina Dios a los discapacitados? 

Definitivamente no. Tenemos a Moisés el cual tenia un defecto físico y Dios lo escogió para que le sirviera, no olvidemos lo que vimos la predica pasada sobre los sordos y los ciegos escrito en Levítico 19: 14, asimismo lo que dice Deuteronomio 27:18: “Maldito es el que hace que el ciego se descarríe en el camino”;  si hubo personas beneficiadas con el ministerio de Jesús fueron este tipo de individuos. Esto es muy importante y de tener en cuenta al responder esta pregunta. 

Por otro lado, en este texto no se excluye de la adoración a todos los discapacitados, solo se les excluye del sacerdocio (dada la santidad del mismo), aun así según el versículo 22 nos muestra que si podían manutenerse de las ofrendas del tabernáculo. 

Entonces Dios no discrimina a los discapacitados, solo no quiso que fueran sacerdotes; Dios los usa, legislo a su favor y cuido de ellos como sigue usándolos y cuidándolos hoy en día.

C. El porque de estas disposiciones lo encontramos en los versículos 6 y 8 que se resumen en la frase SANTIDAD POR CUANTO MINISTRAN EN EL TEMPLO.

II. LA SANTIDAD DEL SUMO SACERDOTE (Ver 10 – 15).

A. Para este personaje las reglas eran aun mas estrictas, el pasaje enumera las siguientes:

1. No podía hacer señales de luto como soltarse el cabello y rasgar sus vestiduras (Ver 10)

2. En caso de muerte de algún familiar le estaba prohibido asistir a sus funerales para impedir la contaminación ritual (Ver 11 – 12).

3. La esposa que escogiera no podía ser viuda, prostituta o divorciada; debería ser virgen (Ver 13 – 14). La razón de este mandato era prevenir disputas por el sumo sacerdocio y que este se mantuviera en la línea de Aaron.

Conclusiones:

A. En este texto encontramos por lo menos tres cosas que megustaria subrayar sobre la exigenciaque se le hacia aestos ministros. En primer lugar, ellos debían tener mas aprecio por lo que hacían para Dios que por sus propias familias aun en el momento de la muerte (la prohibición de no contaminarse con el vadaver de ellos); en segundo lugar, ellos debían ser personas de confianza y esperanza en Dios (la prohibición de exageradas manifestaciones de luto y duelo). Por ultimo. Aun cuando lo que hacían para Dios debía estar por encima de cualquier cosa su vida familiar era importante (la directriz de no casarse con cualquier mujer y de cuidar que su hija no se dedicara a la prostitución)..

Me parece que estas tres cosas se nos exigen hoy a nosotros sacerdotes del nuevo pacto:

1. Cuando las circunstancias lo exijan nuestro servicio a Dios debe estar por encima aun de nuestras propias familias (Lucas 9: 59 – 62; 14:26).

2. Sin embargo, la vida familiar de un ministro es importante y debe ser cultivada. (1 Timoteo 3: 2, 4 – 5, 12)

3. Cuando las circunstancias difíciles le toquen el ministro debe mostrar su confianza y esperanza en Dios.

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...