sábado, 30 de mayo de 2015

EL PUNTO QUE DESTROZA EL CALVINISMO (ARTICULO)


Por: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz

¿Qué viene primero, la fe o la regeneración? Esta es para mi la pregunta mas importante en la controversia: calvinistas vs creyentes bíblicos.


El calvinista reflexiona mas o menos así: si Dios es soberano y libre e incondicionalmente a elegido un pueblo para si, y si el hombre esta muerto en pecado y hecho siervo de su poder, de ninguna manera puede venir a la salvación por si solo, no puede tener fe a menos que antes de estas cosas nazca de nuevo o sea regenerado.

Algo que un calvinista sincero y comprometido con la verdad debe admitir es que esta manera de pensar sobre la regeneración previa procede mas de las conclusiones lógicas a las que hay que llegar al adoptar el sistema calvinista que a la propia Escritura. Cuando le he pedido a un calvinista que me pruebe por la Escritura su hipótesis algunos no pueden y otros hacen todo tipo de malabares hermenéuticos para hacerle a decir al apóstol Juan  en el capitulo 3 del evangelio y en sus epístolas algo que muy seguramente jamas fue su intención enseñar (muy pocos admiten lo antibiblico del concepto).

En mi humilde opinión, ademas de no ser bíblica hay varios problemas con la creencia de que la regeneración precede a la fe:

1) No comprende la naturaleza de la justificación. 

2) No comprende la correlación entre la regeneración y la santificación. 

3) No es lo suficientemente "centrada en cruz" o "cristocéntrica". 

4) En realidad, resta importancia a la condición pecadora del hombre. 

5) No tiene en cuenta seriamente la necesidad y las implicaciones de la unión con Jesucristo con respecto a todas las bendiciones espirituales.

La Biblia es clara en que somos justificados por la fe en Jesucristo. Ni siquiera los calvinistas argumentarán contra eso. Uno sólo tiene que leer Rom. 3: 21-5: 21 y Gal. 3 para establecer claramente que Dios justifica sobre la base de la fe. 

¿Que es la justificación? La justificación es el acto de Dios, por el cual, Él perdona nuestros pecados y nos declara justos. Este perdón y justicia recae exclusivamente en los méritos de la sangre de Cristo, y es disfrutado sólo por aquellos que vienen a estar en unión con Él. Considere los siguientes pasajes, esto es enseñado en pasajes como: Rom. 5: 1,2; Rom. 5: 9, 10; Rom. 3: 22-25.

Estos pasajes nos enseñan mucho sobre la naturaleza de la justificación. Antes de ser justificados la ira de Dios está sobre nosotros (5:9). Sólo podemos estar en "paz" con Dios, después que hemos sido justificados (5:1). Sólo podemos ser justificados por venir a estar en unión con Jesucristo a través de la fe, y es sólo a través de esta unión que se aplica la sangre purificadora de Cristo al alma (Ef 1:13; 3:17; Romanos 5:2, 9, 25).

Afirmar que la regeneración precede a la fe, es afirmar que Dios puede conceder vida aparte de la sangre de su Hijo. Es afirmar que Dios da la vida antes de la eliminación del pecado. Ya que es el pecado que causa la muerte espiritual, nuestro pecado primero debe ser removido a través de la sangre de Cristo para que Dios puede darnos la vida. Mientras el pecado permanece, la muerte sigue siendo. Si Dios puede otorgar la vida (regeneracion), aparte de la aplicación de la sangre de Cristo, la expiación se convierte en el menor de los medios necesarios por el cual un Dios santo reconcilia a los pecadores consigo mismo (Rom 5:10; Colosenses 1: 21-23). Por esta razón, la doctrina calvinista de la gracia irresistible no es suficientemente cristocéntrica, no comprende la naturaleza y la necesidad de la justificación, hace caso omiso de la necesidad de la unión con Cristo para la salvación, y resta importancia a la gravedad del pecado.

La Biblia es clara en enseñar que la nueva vida le pertenece sólo a aquellos que han sido justificados a través de la unión con Cristo. Miremos de nuevo en Rom. 05:10: "Porque si cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¿cuánto más estando reconciliados, seremos salvos por su vida".

Es sólo a través de la unión con Cristo, obrada por la reconciliación de su sangre, que podamos experimentar la regeneración. Sólo cuando llegamos a estar "en Cristo" podemos experimentar la vida que fluye de Él (Ef 1:13; Romanos 5:.. 1). 

Considere Col. 2:12: "... De haber sido sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con Él, por la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.". Mientras que Pablo menciona el bautismo, el bautismo no es más que una demostración pública de lo que Dios ya ha hecho en el corazón. De acuerdo a este pasaje, somos levantados a la vida "por la fe" en el "o poder de Dios". El contexto también deja claro que esta resurrección espiritual es el resultado de estar "en Cristo" (versículos 6-13).

Pablo nos dice en Gálatas que la vida de Cristo que mora dentro de él es "por la fe en el Hijo de Dios" (2:20). También proclama en Efesios que todas las bendiciones espirituales son "por la gracia ... a través de la fe" (2: 8).

Un problema adicional con la insistencia calvinista de que la regeneración precede a la fe es la correlación teológica entre la regeneración y la santificación. Estos textos también dejan claro que la justificación debe ser previa a la regeneración porque la regeneración es el comienzo de la santificación cosa con la que todo calvinista estará de acuerdo. ahora, si esto es así y si también es cierto que Dios no puede entrar con su gracia santificante hasta que el problema de la culpa se resuelve por la justificación (cosa con la que creo que todo calvinista estará de acuerdo),entonces el calvinismo está en problemas con su hipótesis de que la regeneración es antes de la justificación.

Por que es absurdo creer que Dios puede empezar a hacernos santos [es decir, santificarnos] mientras todavía estamos bajo la ira de Dios y muertos en pecados. Dios debe primero reconciliarnos través de la sangre de Cristo [justificación] antes de que él pueda darnos la vida y hacernos santos.

Podríamos declarar el caso bíblico de la siguiente manera de la siguiente manera:

1) No se puede experimentar la justificación o la regeneración aparte de la unión con Cristo. 

2) Llegamos a estar en unión con Cristo por la fe. 

3) Por lo tanto, la fe precede a la justificación y la regeneración.

o ...

1) No podemos experimentar la vida (regeneración), mientras que todavía estamos en nuestros pecados. 

2) Nos mantenemos en nuestros pecados hasta que somos justificados sobre los méritos de la sangre de Cristo.

3) Somos justificados por la fe. 

4) Por lo tanto, la fe precede a la regeneración.

Para concluir, dado que puede ser bíblicamente demostrado que la fe debe, y de hecho lo hace, preceder a la regeneración, entonces tenemos todas las razones para rechazar el sistema calvinista que requiere una conclusión tan antibiblica como la doctrina de la regeneración previa.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...