jueves, 12 de febrero de 2015

SERMÓN EN LEVITICO: EL HOLOCAUSTO - SACRIFICIOS - OFRENDAS (BOSQUEJO Y AUDIO)

Tema: Levítico
Título: El holocausto
Texto: Levitico 1
Autor: Pastor Edwin Guillermo Núñez

Introducción:

A. Los holocaustos eran ofrendas donde todo el animal era consumido en el fuego, sacrificios como estos no buscaban aplacar a Dios, ni comprar su salvación como en los realizados por otras naciones, más bien buscaban restaurar la relación y el compañerismo con Dios cuando esta había sido rota por el pecado.  eran:

1. Su nombre en Hebreo (olah) quiere decir: “subir” e indica como la ofrenda ascendía al cielo en humo y fuego.

2. Era la ofrenda mas antigua Abel, Gen_4:4; Noé, Gen_8:20; Abraham, Gen_22:3, Gen_22:6, Gen_22:13.

3. La ofrenda más importante y por ello la más común. Se ofrecía dos veces al día por todo Israel y el día de reposo se daba en porción doble, en las grandes fiestas se ofrecían otros holocaustos. (2 Crónicas 29: 31)

4. Llamada también ofrenda quemada o sacrificio total.

5. Se ofrecían voluntariamente y cuantas veces se quisiera. “cuando alguno de ustedes me presente una ofrenda”, la frase si se nota es indefinida

E procedimiento para presentar el holocausto incluía:

I. ANIMALES QUE SE PODÍAN SACRIFICAR.

1. Ganado mayor: Un ternero macho sin defecto (Ver 3) 

2. Ganado menor: un cordero o cabra macho y sin defecto (Ver 10) 

3. De aves: una tórtola o pichón, esta era la ofrenda de los pobres (Ver 14)

4. Únicamente se podían ofrecer esos animales, nada de caballos, perros, cerdos, camellos, asnos, animales y aves de presa, liebres, venados, gacelas (asirios) o animales salvajes, peces y mucho menos humanos. Las razones para estos podrían ser:

a. Estos animales eran usados como sacrificio por otras naciones. 

b. Los animales no-domésticos no le pertenecían a nadie entonces no se podía cumplir con el sentido de identificación que requería el sacrificio, cosa que si ocurriría con un animal propio.

c. El animal salvaje y que no era de mi propiedad no demandaba costo-sacrificio y ofrenda que no cuesta no es ofrenda.

II. TAREA DEL ISRAELITA QUE HACÍA LA OFRENDA.

1. Poner la mano sobre la cabeza del holocausto. Esto quería decir dos cosas por lo menos:

a. Se traspasaban los pecados del oferente al animal para que este muriera en lugar de él y así hallar limpieza y perdón.

b.  Se identificaba con la víctima y por medio de ella se ofrecía también a Dios.

2. Matarlo. 
3. Quitarle la piel y cortarlo en piezas 
4. Lavarle los intestinos y las patas

(4 – 6; 11 – 12).

III. TAREA DEL SACERDOTE

1. Presentar y rociar la sangre sobre el altar.  Esto es porque los israelitas relacionaban la sangre con la vida al ofrecérsela se le estaba reconociendo como dueño y señor de la misma. 

2. Poner las piezas del holocausto sobre el fuego.

3. En el caso que la ofrenda fuera un ave ellos debían arrancar la cabeza, quemarla, sacarle los intestinos para botarlos, partirla por la mitad sin separarlas y por ultimo quemar completamente el resto del ave. 

(4 – 6; 11 – 12; 15 – 17)

IV. LA PORCIÓN DE DIOS 

1. En el caso del ternero todo, excepto la piel. El oferente le quitaba el cuero. (Ver 6)

2. En el caso de la oveja o cabra es la misma situación anterior (Ver 12)

3. En el caso del ave todo era de Dios menos los intestinos  (Ver 16)

Se dice que todo era de Dios pues el animal era totalmente consumido por el fuego

V. LA PORCIÓN DEL SACERDOTE: 

1. La piel. La piel que se le quitaba al ternero le pertenecía al sacerdote. (Ver 7:8)

VI. EL PROPÓSITO DEL SACRIFICIO

1. Adorar a Dios (Ver 6, 13, 17).

2. Consagración. 

3. Expiar, perdonar el pecado (Ver 4). La palabra hebrea Kipper indica “limpiar algo; limpiar y purificar”. 

También se hacia este tipo de sacrificio con el fin de dar gracias y para obtener favores.

Conclusiones:

A. Aplicaciones practicas:

1. Nuestras ofrendas deben ser lo mejor. (Mal 1: 6 – 14).

2. Nuestra vidas deben ser ofrecidas en holocausto (Romanos 12: 1)

3. Jesucristo fue:

a. El oferente (Heb 9:14)
b. El sacerdote (Heb 7: 13 - 14) 
c. La ofrenda Jesús como Cordero que era (Juan 1.29), fue ese  inocente, sin pecado (sin defecto) Alguien que fue sacrificado por el culpable, esto es, el hombre (Romanos 3.9–18, 23; Mateo 20.28).


ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...