lunes, 16 de septiembre de 2013

SERMÓN: LA DECISIÓN DE TRASFORMARSE (BOSQUEJO Y AUDIO)


Tema: Decisiones que sanan tu vida
Titulo: La decisión de transformarse
Texto: Mateo 5:6
Autor: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz

INTRODUCCIÓN:

A. Repaso de los hábitos de crecimiento espiritual (devocional, congregarse, memorizar, invitar). Lo mas importante no debe olvidarlo es tomar decisiones, por algo se dice que “somos el resultado de nuestras decisiones”, “somos la sumatoria de cada una de nuestras decisiones”. 

B. Estas son decisiones que sanan tu vida:

1. La decisión de la realidad (Mateo 5:3): Reconozco que no soy Dios; admito que soy incapaz de controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

2. La decisión de la esperanza (Mateo 5:4): En forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación.

3. La decisión del compromiso (Mateo 5:5): Conscientemente elijo entregar toda mi vida y voluntad al cuidado y control de Cristo.

4. La decisión de limpiarse (Mateo5: 8) Un auto examen y confesión de mis faltas a Dios, a mí mismo, y a alguien en quien confío.

C. La decisión de esta semana es la decisión de la trasformación y esta basada en Mateo 5:6. Texto que analizaremos esta mañana por sus divisiones naturales.

I   HAMBRE Y SED

A. Estas palabras son usadas aquí como un símbolo para describir deseo, anhelo y ansia. Para pensar en las características de estos sentimientos pensemos en el hambre natural:

1. El hambre y la sed se dan en ausencia de algo. La persona con hambre y sed sabe que le falta algo. ¿Qué es? Ya lo veremos.

2. El hambre y la sed son por lo general intensos. Tan intensos que nos producen sufrimientos y agonía,  inquietud y dominación (solo se piensa y se vive para saciarla).

3. El hambre y la sed cuando no se sacian no disminuyen sino que aumentan, en ese caso desespera y es persistente. La persona con hambre comE lo que le toque.

Se concluye que hambre y sed son figuras literarias que nos describen un deseo muy intenso, que tiene la capacidad de desesperarnos, dominarnos, que al no ser saciado va en aumento y que es persistente.  ¿Cuál es el objeto de tal deseo? Para impresión de algunos la bienaventuranza no nos dice que el objeto de tal deseo debe ser la felicidad, o la paz, o el dinero, o la posición social, o el éxito, o la belleza, o los títulos académicos, o una familia. Mas bien nos habla de la…….

II    JUSTICIA

A. ¿Qué es la justica?:

1. Lo que no es la justicia en este texto bíblico, no es:

a. La justicia jurídica: La que tiene que ver con  los castigos o recompensas que reciben las personas por cumplir o incumplir las leyes de determinado estado.

b. La justicia social: la que tiene que ver con la equidad e igualdad de derechos para todos.

2. Lo que es la justicia:

a. La justicia en este contexto de cosas tiene que ver con la rectitud moral, lo que llamarías la santidad y pureza de vida.

B. Uniendo los dos conceptos decimos que esta bienaventuranza nos describe el deseo intenso, desesperante, dominante y persistente que caracteriza a una persona que quiere librarse del pecado en todas sus manifestaciones y formas, mientras que al mismo tiempo anhela la santidad como un estilo de vida.

Este es el tipo de deseo que debe caracterizar a una persona que desea ser restaurada, trasformada, cambiada. (Salmo 42:- 1 – 3; 63: 1 - 2)

C. Pero puntualmente ¿Cómo se nos muestra una persona con hambre y sed de justicia? Una persona con hambre y sed de justicia:

1. Reconoce sus pecados (heridas, defectos, adicciones, malos hábitos) y su necesidad-dependencia de Dios para superarlos. Sabe que solo Dios podrá saciar su necesidad. (Juan 7: 3 7 – 39)

2. Esta dispuesta a hacer lo que sea, a pagar el precio que sea, a obedecer lo que sea que el vea que le llevará a obtener la pureza y santidad. Para esta persona no hay excusas, ni tiempo que perder.

3. Es disciplinada en sus hábitos espirituales.

4. Es disciplinada en alejarse de la tentación y se nota en ella una fuerte disposición de batallar contra el pecado.

III   SACIADOS

A. Ellos serán saciados en tres tiempos:

1. Inmediatamente: al recibir el perdón de sus pecados. Juan 4:14

2. Paulatinamente: Al recibir al E.S. y su poder que nos irán liberando del poder y el deseo del pecado en nuestras vidas. Juan 7: 37 – 39

3. Finalmente: La saciedad perfecta y absoluta será dada en la eternidad allí cuando seamos semejantes a Él, cuando este cuerpo mortal sea revestido de inmortalidad.

CONCLUSIONES: 

Así que la quinta decisión de sanidad es: Me someto voluntariamente a todo cambio que Dios quiera hacer en mi vida y le pido humildemente que remueva los defectos de mi carácter.

CLICK PARA DESCARGAR EL AUDIO DEL SERMÓN

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...