domingo, 18 de agosto de 2013

SERMÓN: LA DECISIÓN DE LA REALIDAD (BOSQUEJO)


Tema: Decisiones que cambian tu vida
Título: La Decisión de la Realidad
Texto: Mateo 5:3.

Introducción:

A. Iniciamos hoy este tiempo de campaña espiritual. Nuestra oración a Dios es que al finalizar esta campaña Dios haya restaurado en ti cualquier adicción, mal hábito, herida interior o complejo que tenga tu vida en esclavitud. Esto no sucederá automáticamente, requiere tiempo y practica de los principios que aprendas en las conferencias.

B. La palabra bienaventuranza significa: FELIZ. Tenemos en estos textos entonces una serie de instrucciones para ser felices a la manera de Dios. 

C. Vamos a meditar en ella contestando tres preguntas:

I   ¿QUIEN ES UN POBRE ESPIRITUAL?

A. La palabra pobre aquí no se refiere a los pobres en el sentido económico sino más bien a los pobres en el sentido espiritual como nos lo indica la frase “en espíritu”.

B. La persona pobre es la persona que es humilde para con Dios. En otras palabras:

1. Es la persona que se humilla ante Él reconociendo su condición, su estado pecaminoso,su pecado, su debilidad, vulnerabilidad y fragilidad.

2. Son aquellos que saben que ni sus títulos, ni su riqueza, ni su apariencia, ni sus buenas obras valen para con Dios.

3. Son aquellos que reconocen que ellos mismos jamás podrán llegar al cielo y que por sus propias fuerzas las adicciones, malos hábitos, heridas y traumas no van a desaparecer.

4. Aquellos que reconocen su necesidad de Dios.

C. Hagámonos entender con un ejemplo (Lucas 18: 9 – 14: Isaías 51: 17; 57:15: 66:2).

II  ¿POR QUÉ SER POBRE DE ESPIRITU?

A. Digamos que:

1. Porque es la puerta de entrada a la bendición de la salvación y la transformación. Esta es la primera bienaventuranza no por casualidad sino porque esta es la puerta de entrada a una vida feliz.

2. Porque Dios resiste a los orgullosos, lo contrario a la pobreza de espíritu es el orgullo. Aquella actitud que dados nuestros logros, riquezas, apariencia, engaño o bondad no nos deja reconocer nuestra verdadera condición pecaminosa y nuestra profunda necesidad de Dios. (Salmo 138:6). Tal persona no espere recibir nada de Dios.

III  ¿COMO SER POBRE DE ESPIRITU?

A. Varias cosas serán necesarias:

1. La ayuda de Dios. El E.S. hace un trabajo especial en cada uno de nosotros y es: “convencernos de pecado” (16: 7 – 8), esto es, hacernos sentir que somos pecadores, que seremos condenados, que necesitamos de Dios, que necesitamos cambiar. Este Es un trabajo que se realiza en todos los hombres, cuando esto suceda la decisión está en nosotros si aceptamos este convencimiento o lo rechazamos.

2. La reflexión:  Uno llega al convencimiento de su condición pecadora y de su necesidad de Dios y de cambio reflexionando sobre:

a. La  pequeñez: Contempla el universo, compárate con él. Después piensa que Dios es más grande que el universo, entonces ¿Qué somos nosotros? Sal 8:3  -4: Cuando contemplo el cielo,y la luna y las estrellasque tú mismo hiciste,no puedo menos que pensar:«¿Qué somos los mortales para que pienses en nosotros y nos tomes en cuenta?»

b. Las exigencias: considera las exigencias que Dios hace para que puedas acercarte a Él. El exige perfección, santidad y pureza total. ¿la posees? Deut 27:26: “Los levitas dirán: “Maldito sea el que no ponga en práctica o desobedezca las palabras de esta ley”. Luego todo el pueblo dirá: “Así sea”.

c. Los intentos:Considera tus intentos de cambiar por ti mismo sin la ayuda de Dios. ¿Qué has logrado?

Conclusión:

Para recuperarte debes ser pobre en espíritu por que debes  reconocer tu condición delante de Dios.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...