martes, 6 de agosto de 2013

EPÍSTOLAS UNIVERSALES, GENERALES O CATÓLICAS - SINOPSIS PRIMERA DE PEDRO



Por: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz

Autor: El apóstol Pedro (1:1). Se explica a si mismo como testigo de la pasión de cristo, habla de Marcos como su hijo, se dice a si mismo testigo ocular de las enseñanza y obra de Jesús. Este seria el testimonio interno.

El amanuense fue Silvano (5:12), Silvano era muy probablemente el mismo Silas (forma griega del nombre latino Silvano), conocido como compañero ministerial de Pablo (2Co_1:19, 1Th_1:1 y 2Th_1:1). Así se explicaría la similitud de la carta con algunos puntos de Efesios y Romanos  (1:2-4; 1:17,18; 2:8, 2:18-20) y a demás el estilo refinado del griego en el que se escribe la carta.

Destinatarios: La expresión “a los expatriados de la dispersión” es una especia de lenguaje en clave para referirse a cristianos como peregrinos (2:11). La carta es escrita a cristianos de origen gentil que vivían en una basta región de Asia menor comprendida entre: Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia. Aunque no es descartable que la expresión incluya también a cristianos judíos, sabemos que por lo menos en su mayoría eran gentiles ya que la carta nos da varias pistas como: su ignorancia de Dios (1:14, 18) y la exhortación a dejar de hacer, como antes, la voluntad de los gentiles (4:3), además, el autor usa su nombre Griego: Pedro.

Vale la pena aclarar que aunque no fue enviada “en general” a todas las iglesias se le ubico aquí por que fue enviada a un grupo muy grande de la región de Asia menor.

Lugar de composición: (5:13) Nos dice que la carta fue escrita mientras Pedro estaba en Babilonia, esta es solamente otra expresión de su lenguaje en clave para referirse muy probablemente a la ciudad de Roma.

Fecha: 64 d.c. Esto se deduce así porque para mediados de ese año estallo en El imperio una persecución feroz en contra de los cristianos que no se menciona en la carta, si la carta estuviera escrita después del 64 d.c. seguramente se mencionaría.

Ocasión: Las tribulaciones a las que son sometidos los cristianos por parte de quienes no conocen al Señor ponían en peligro su fidelidad a Dios, muchos deseaban volver atrás.

Propósito: Exhortar a los cristianos a ser fieles en su fe.


SINOPSIS DE LA CARTA

1.  ALABANZA POR LA SALVACIÓN (1: 1 – 12).

El apóstol alaba a Dios por la regeneración producida en los creyentes gracias a la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La salvación alcanzada tiene efectos eternos, por ser así, esta salvación ya presente pero su vez futura se convierte en la esperanza bendita del cristiano, a su vez,  aliciente en sus pruebas. (1 – 9)

Esta salvación fue investigada diligentemente por los profetas del A.T. convirtiéndose en un tema principal en estos libros. Sin embargo, lo que a ellos en cierto sentido fue oculto a nosotros los cristianos nos fue revelado y los ángeles anhelan inquirir. (10 – 12)

2. MOTIVACIÓN A LA PUREZA (1: 13 – 2:10).

Nuestra herencia eterna es grande y mientras estemos en esta tierra debemos trabajar con toda diligencia para hacernos dignos de ella, teniendo en cuenta que a Dios le costó mucho comprarnos (13 – 21). Junto a esta exhortación viene también una motivación al amor fraterno (1: 22- 2:3). Por último, se les estimula a acercarse a Cristo como sacerdotes y piedras vivas de la iglesia, esto se espera de aquellos que han creído y no de quienes le han rechazado y han hallado en Cristo un motivo de tropiezo y escándalo (2: 4 – 10).

3. OBLIGACIONES PARTICULARES DEL CREYENTE (2: 11 – 3:17)

La mejor evangelización es el buen ejemplo (11 – 12). El creyente debe ser ejemplo en su sumisión a las autoridades (13 – 17). Asimismo los esclavos deben ser sujetos y sumisos a sus amos aun a aquellos que no los tratan de buena manera, la motivación para esta conducta es Cristo mismo, quien fue humilde ante quienes le ultrajaban (18 – 25). Por su parte, los cónyuges deben tener vidas ejemplares. Las esposas deben ser tan especiales que su sola conducta lleve a sus esposos a Cristo y los esposos por su parte deben tratar muy bien a sus esposas (3: 1 – 7). La unanimidad, la compasión, la fraternidad, la humildad, la misericordia y la santidad deben caracterizar la vida del cristiano (8 – 12). Para terminar, cabe una palabra sobre como los creyentes deben enfrentar la persecución. Se les dice que en todo tiempo deben comportarse a la altura de su vocación y así su paciencia será recompensada, deben sentirse bendecidos al ser probados y deben siempre responder de buena manera a quien les pida explicaciones de su fe (13 – 17).

4.  DESCENSO AL INFIERNO (3:17 – 22)

Este pasaje contiene varios retos interpretativos:

a. Pregunta: "¿Jesús fue al Infierno entre Su muerte y resurrección?"

Respuesta: ¿Fue el alma de Jesús al Infierno durante el tiempo intermedio entre Su muerte y resurrección? Hay una gran confusión respecto a esta pregunta. Este concepto viene primeramente del Credo de los Apóstoles, el cual declara, “Él descendió a los Infiernos.” Hay también algunas Escrituras en las que, dependiendo cómo estén traducidas, describen a Jesús yendo al “Infierno”. Al estudiar este punto, es importante comprender primeramente lo que la Biblia enseña acerca del “lugar” de la muerte.

En las Escrituras hebreas, la palabra usada para describir el lugar de la muerte es “Sheol”, y simplemente significa “lugar de los muertos” o el “lugar de partida de las almas / espíritus”. La palabra griega utilizada en el Nuevo Testamento para Infierno es “Hades”, que también se refiere al “lugar de los muertos”. Otras Escrituras en el Nuevo Testamento indican que tanto el Seol como el Hades, son un lugar temporal, donde las almas son guardadas en espera de la resurrección y el juicio final. Apocalipsis 20:11-15 nos da una clara distinción sobre estos dos. Infierno (el lago de fuego) es el lugar final y permanente del juicio para los perdidos. Así que no, Jesús no fue al “Infierno” porque “Infierno” es un lugar futuro que entrará en funciones después del juicio del Gran Trono Blanco. (Apocalipsis 20:11-15)

Seol / Hades es un lugar con dos divisiones (Mateo 11:23; 16:18; Lucas 10:15; 16:23; Hechos 2:27-31), la morada de los salvos y los perdidos. La morada de los salvos era llamada “Paraíso” y “El seno de Abraham”. Las moradas de los salvos y los perdidos estaban separadas por “una gran sima” (Lucas 16:26). Cuando Jesús ascendió al Cielo, Él se llevó a los ocupantes (creyentes) del Paraíso con Él (Efesios 4:8-10). El lado de los perdidos en el Seol / Hades, ha permanecido sin cambio. Todos los muertos no creyentes, van ahí para aguardar el futuro juicio final. ¿Fue Jesús al Seol / Hades? Sí, de acuerdo con Efesios 4:8-10 y 1 Pedro 3:18-20.

Tomado de: http://www.gotquestions.org/Espanol/Jesus-infierno.html.

b. Pregunta: "¿Enseña 1 Pedro 3:21 que el bautismo es necesario para la salvación?"

Aquellos que creen que el bautismo es requisito para la salvación, son prontos para señalar 1 Pedro 3:21 como “prueba textual,” porque dice, “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva.” ¿Realmente estaba diciendo Pedro que el acto de ser bautizado es lo que nos salva? Si así lo hiciera, estaría contradiciendo muchos otros pasajes de la Escritura, que claramente muestran a gente siendo salvada (como se evidenció al haber recibido el Espíritu Santo) antes de ser bautizados, o sin haber sido bautizados del todo (como el ladrón en la cruz en Lucas 23:39-43). Un buen ejemplo de alguien que fue salvo antes de ser bautizado es Cornelio y su casa en Hechos 10. Sabemos que ellos fueron salvos antes de ser bautizados, porque ya habían recibido el Espíritu Santo como evidencia de su salvación (Romanos 8:9; Efesios 1:13; 1 Juan 3:24). La evidencia de su salvación fue la razón por la que Pedro les permitió que fueran bautizados. Incontables pasajes de la Escritura enseñan claramente que la salvación se efectúa cuando uno cree en el Evangelio, momento en el cual él o ella es sellado. “En él (Cristo) también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” (Efesios 1:13).

Aunque afortunadamente, no tenemos que adivinar lo que Pedro quería decir en este verso, porque él lo aclara para nosotros con la frase “no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios.” Aunque Pedro está conectando el bautismo con la salvación, no es el acto de ser bautizado al que se está refiriendo (no quitando las inmundicias de la carne). El ser sumergido en el agua, no hace nada más que limpiar la suciedad. A lo que Pedro se está refiriendo es a lo que representa el bautismo, que es lo que nos salva (una aspiración de buena conciencia hacia Dios, a través de la resurrección de Jesucristo.) En otras palabras, Pedro simplemente está conectando el bautismo con la fe. La parte de mojarse no es lo que salva; más bien es “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios,” lo cual es representado por el bautismo, lo que nos salva. La aspiración hacia Dios siempre viene primero. Primero viene el creer y arrepentirse, luego el bautismo para identificarse públicamente con Cristo.

Una excelente explicación de este pasaje, es expuesta por el Dr. Kenneth Wuest, autor de Word Studies in the Greek New Testament (Estudio de Palabras en el Nuevo Testamento Griego). “Es claro que lo que está en la mente del apóstol es el bautismo en agua, no el bautismo por el Espíritu Santo, porque él habla de las aguas del diluvio que salvaron o guardaron a los que estaban dentro del arca, y en este verso, del bautismo que salva a los creyentes. Pero él dice que los salva solo como contraparte. Es decir, el bautismo en agua es la contraparte de la realidad de la salvación. Solo puede salvar como contraparte, no en realidad en sí mismo. Los sacrificios en el Antiguo Testamento, fueron contrapartes de la realidad, el Señor Jesucristo. Éstos realmente no salvaron al creyente, solo simbólicamente. No hay discusión aquí de que estos sacrificios son análogos al bautismo cristiano en agua. El autor simplemente está usándolos como una ilustración del uso de la palabra ‘contraparte.’

“Así que el bautismo en agua solo salva al creyente simbólicamente. El judío del Antiguo Testamento era salvado antes de llevar la ofrenda. Esa ofrenda era solo un testimonio externo de que él estaba poniendo su fe en el Cordero de Dios, del cual este sacrificio era un símbolo… El bautismo en agua es el testimonio externo de la fe interior del creyente. La persona es salva en el momento en que pone su fe en el Señor Jesús. El bautismo en agua es el testimonio visible de su fe y la salvación que le fue dada en respuesta a esa fe. Pedro es cuidadoso de informar a sus lectores que él no está enseñando la regeneración bautismal, esto es, que una persona que se somete al bautismo es regenerada, porque él dice, “no quitando las inmundicias de la carne.” El bautismo, explica Pedro, no lava la suciedad de la carne, ya sea en sentido literal, como un baño para el cuerpo, o en sentido metafórico, como una limpieza del alma. Ninguna ceremonia afecta realmente la conciencia. Sino que él define a lo que se refiere por salvación, en las palabras “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios,” y explica cómo esto es realizado, es decir, “por la resurrección de Jesucristo,” en la que el creyente pecador es identificado con Él en esa resurrección.”

Extracto tomado de: http://www.gotquestions.org/Espanol/bautismo-1- pedro-3-21.html#ixzz2bE5ByhFs

5.  NUEVA EXHORTACIÓN A LA PUREZA (4: 1 – 11)

El creyente debe vivir la santidad aun cuando esto le traiga persecución, esto debe hacerlo con la mirada puesta en el hecho que aun el un día será juzgado (1  - 6). La venida de cristo está cerca afirma el apóstol, por ello debemos no solo evitar el pecado sino también practicar la oración, el amor, la hospitalidad y el servicio (7 – 11).

Reto interpretativo: 1 pedro 4:6

¿Qué significa este pasaje? ¿A que se esta refiriendo? En palabras más simples, 1 Pedro 4:6 es un contra-ataque a todos aquellos paganos que estaban criticando a los cristianos que habían muerto en esa condición, esto es, como cristianos. En pocas palabras, estas personas estaban diciendo: “Ustedes los cristianos mueren así como nosotros morimos, entonces, cual es el provecho de ser un cristiano” Pedro refuta esta actitud diciéndoles que el evangelio fue predicado a estos cristianos que ahora están muertos, y que están siendo juzgados en carne según los hombres, pero que en estos momentos viven en espíritu según Dios. Esto significa que cuando mueren, las cosas no terminan allí, sino más bien, ellos, esto es, los cristianos, siguen viviendo en espíritu, como Dios. Para los no-cristianos, cuando el cristiano muere, todo se acaba, pero delante de Dios “viven en espíritu según Él”

Tomado de:  http://willie75.files.wordpress.com/2011/01/comentario-de-primera-y-segunda-de-pedro-por-willie-alvarenga.pdf

Algunos lo interpretan diciendo que Cristo predico el evangelio a los muertos literales dándoles así otra oportunidad esto no es consistente con la biblia, sobre todo con pasajes como: (Heb 9: 27; 2 Cor 5:10) donde nos enseña que pasa luego de la muerte

6.  PACIENCIA EN EL SUFRIMIENTO (4: 12 – 19)

Este es un tema recurrente en la carta, de nuevo se les dice a los creyentes que deben sufrir con paciencia y gozo las persecuciones, ellas son algo normal en el caminar cristiano (12), deben alegrase por ellas pues constituyen una prueba de  la presencia del espíritu santo sobre ellos (14), deben dar gracias por ellas (16) y deben hallar motivación en el juicio que se aproxima 17 – 19).

7. ADVERTENCIAS A MIEMBROS ESPECÍFICOS (5: 1 – 11)

Se les habla en primer lugar a los ancianos o pastores, se les dice que deben cumplir con toda diligencia y amor de su llamado teniendo en cuenta el juicio al que serán sometidos (1 – 5).

A los demás miembros de la comunidad especialmente a los jóvenes se les insta a que practiquen la humildad y la sumisión, s eles insta a estar vigilantes contra los ataques de Satanás y a que resistan las pruebas pues deben saber que ella ayuda al perfeccionamiento del creyente (6 – 11).

8.  DESPEDIDA (5: 12 – 14)

En ella dirige saludos a la iglesia, les desea bendiciones. Nombra a dos personajes importantes: Silvano y Marcos, este último autor del segundo evangelio y según la tradición compañero ministerial de pedro 
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...