miércoles, 14 de agosto de 2013

EPÍSTOLAS CATÓLICAS, GENERALES O UNIVERSALES - SEGUNDA DE PEDRO Y JUDAS



Por: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz

SEGUNDA EPÍSTOLA DE PEDRO

Autor: El pasaje (1:1) identifica al apóstol pedro como el autor de esta carta. Algunos puntos internos como: identificarse con el Pedro juan 21: 18 – 19 (1: 14 – 15), ser testigo ocular de la trasfiguración (1: 16 – 18) y declararse como el mismo que había escrito 1 Pedro dan buena evidencia que quien lo escribió. Fue el mismo apóstol Pedro.

Claro está la cuestión de la autoria también se a discutido mucho sobre todo por las diferencias de lengua, estilo y vocabulario entre las dos cartas. Que se pueden explicar dado la diversidad de ocasiones en las que se escriben ambas cartas y el probable uso de un secretario distinto para escribir.

La evidencia externa da cuenta de argumentos a favor y en contra de la autoría Petrina

Discutida fue también su inclusión en el canon Bíblico tanto que 2 pedro formo parte de los llamados libros disputados o Antilegomena entre ellos también están: Santiago, 2 y 3 Juan, Judas, el Apocalipsis, y Hebreos. Esto porque la carta no se conoce sino hasta después del años 200 d.c., a más de esto muchos autores tempranos ni siquiera la nombran y otros la nombran pero dicen que no es inspirada. al fin, se sabe de su inclusión hasta bien entrado el siglo IV.

Destinatarios: (1:1) Los identifica de manera general como todos los que habéis alcanzado,  por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo,  una fe igualmente preciosa que la nuestra”,

Fecha: La epístola se escribió alrededor del año 66 o 67 d.c. ya que Pedro fue martirizado a fines del 67 o comienzos del 68 d.c. sin embargo, sabemos que es  imposible dar una fecha exacta.

Ocasión: Falsos maestros se habían levantado falsos maestros (veremos sus características al ir resumiendo la carta).

Propósito: Motivar a los lectores a mantenerse firme en el Señor, resistir a los falsos maestros y mantener intacta su esperanza en el regreso de Jesús.

SINOPSIS DE LA CARTA

1.  SALUDO 1: 1 – 2.

2.  VIVIR EN SANTIDAD (1: 3 – 15)

El creyente está dotado por el poder de Dios para vivir una vida cristiana victoriosa, sabiendo esto debe ser diligente en añadir a su fe (fundamento) otras siete virtudes que son fortaleza, conocimiento, dominio propio, perseverancia, servicio a Dios, fraternidad y amor. Deben esforzarse en hacer esto pues así su crecimiento espiritual será fructífero (3 – 11).

En los versos 12 - 15 se ve como pedro está tratando de traer al recuerdo de  los hermanos las verdades cristianas y motivarlos a practicar estas mismas verdades.

3.  EL REGRESO DE CRISTO (1: 16 - 21)

Pedro va a dar dos argumentos que tratan de convencer a los lectores a no perder su fe en el regreso de Cristo:

a.  La transfiguración de Jesús es una de las evidencias que el apóstol puede dar del regreso de Cristo, Él era Dios y porque era Dios sabe que tal posición y sus promesas hacen posible tal evento (16 – 18).

b. El otro argumento lo constituyen las antiguas profecías, aquellas profecías del A.T. que hablaban de la parusía de Cristo, dichas profecías provenían de Dios mismo.

Por estas razones podemos estar seguros que la segunda venida de Cristo es cierta.

4.  LOS FALSOS MAESTROS (2: 1 – 22).

En este capítulo se pretende desenmascarar a los falsos maestros que seguramente eran la fuente de tal inseguridad en la Segunda venida de Cristo. Este pasaje es muy parecido a la carta de Judas y por eso algunos creen que está basado en ella.

Estos falsos están caracterizados por enseñar sectarismo, idolatría, inmoralidad, amor al dinero, el libertinaje el desprecio de la autoridad de Dios, la lascivia, el adulterio, la inmoralidad. Se advierte y a la vez se amenaza a los falsos maestros con castigos semejantes al de los ángeles pecadores,  el diluvio y  Sodoma y Gomorra. Esto se dice mientras que se recuerda positivamente a Noé y Lot quienes vivieron para adorar a Dios en medio de la inmundicia. Otro personaje más es recordado,  Balaan icono de la codicia (1 – 19).

Para terminar hace una severa advertencia a todos aquellos que se dejan convencer de estos falsos maestros y se apartan tras el pecado (20 – 22).

5. EL REGRESO DE CRISTO (3: 1 – 18).

De nuevo tenemos aquí plasmado el propósito de la carta: Recordar las enseñanzas de los profetas, de Jesús y los apóstoles para que a través de ellas puedan conocer  mejor las cosas de Dios, no dejándose engañar a si de los falsos profetas que negaban la segunda venida de Jesús (1 – 2). El apóstol pasa a presentar argumentos que son dados para convencer a sus lectores de no perder su “bendita esperanza”.

Empieza advirtiendo sobre el falaz argumento de los falsos maestros y seguramente otros personajes que negaban la parusía diciendo que hasta el día de hoy nada había ocurrido, para refutarlos el apóstol cita el diluvio y como Dios destruyo la tierra en el momento más inesperado y a pesar de la incredulidad de los hombres de aquel entonces, pues bien, esa misma promesa destructora se ha dado nuevamente (la venida de Cristo es acompañada de tal destrucción) , pero esta vez el desastre no ha sido profetizado por agua sino por fuego. La garantía del cumplimiento de esta la podemos hallar en el diluvio (3 – 7).

El siguiente argumento tiene que ver con la manera como Dios y nosotros medimos el tiempo. Se concluye que uno es el tiempo de Dios y otro es nuestro tiempo, Dios es paciente y el motivo de su paciencia esta en su deseo de que nadie se condene (8 – 9).

Dado que tal regreso, la consecuente destrucción de lo creado y los seguidos cielos nuevos y tierra nueva es un evento inesperado el creyente debe vivir en todo tiempo vigilante, atento, preparado en servicio, testimonio y santidad de vida. Para dar fuerza a su argumento cita a Pablo como maestro también en estas doctrinas finales (10 – 17).

Concluye con una nueva exhortación a estar preparados en santidad, servicio, firmeza y testimonio de vida ante la realidad de su regreso


EPÍSTOLA DE JUDAS.

AUTOR: (1:1) Muy probablemente el autor es Judas el hermano del Señor Jesucristo.

CANONICIDAD: La carta al igual que la segunda de Pedro fue considerada antilegomena, aunque a diferencia de la Pedro esta si apareció en el canon muratori (la primera lista semioficial de los considerados libros inspirados – 150  d.c). La razón principal para tal renuencia es la mención del autor de libros apócrifos como el: Libro de Henoc (Jud_1:14-15 = Henoc 1:9); (Jds v.7 = Henoc 9:8; 10,11; 12:4). Tambien se citan aunque no literalmente (Jds v.9.16 = Asunc. Moisés 5-5) Y los Testamentos de los XII patriarcas (Jds v.6s). A pesar de esto la carta adquirió status canónico entre el siglo IV Y V.

DESTINATARIOS: (1:1) En forma general  solo menciona a “a los llamados,  santificados en Dios Padre,  y guardados en Jesucristo”. Debido a las menciones a la A.T. y la literatura apócrifa judía se cree que estos creyentes eran Judíos de Origen.

FECHA: Aproximadamente 65 - 67 d.c.

OCASIÓN: La proliferación de falsos maestros.

PROPÓSITO: No dejarse engañar por los falsos maestros, mientras se defiende y mantiene la fe.

SINOPSIS: el creyente debe luchar ardientemente por la fe (3 ). Los falsos maestros eran libertinos y promovían tal libertinaje (4). Estos falsos maestros no escaparan al juicio de Dios, ejemplifica esto con tres ejemplos: los murmuradores del desierto, los ángeles desobedientes, Sodoma y Gomorra (5 – 7). La lista de aberraciones de estos falsos es extensa: inmoralidad, desprecio por la autoridad divina y blasfemia , falta de humildad, orgullo intelectual, la envidia de Cain, la avaricia de Balaam, la rebeldía de Core, el rompimiento de la comunión cristiana. Su vida es estéril, desvergonzada y sin amor (8 – 16).

Después de esto pasa a dar unas recomendaciones finales a los creyentes. Ellas son  a recodar la enseñanza de los apóstoles, a la fe, el amor, la oración, la misericordia, la compasión con los que dudan, teniendo cuidado de no dejarse afectar por ellos (17 - 25).
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...