miércoles, 20 de marzo de 2013

SERMÓN EN GENESIS: EL TRATO DE JACOB (BOSQUEJO Y AUDIO)


Tema: Génesis
Título: El trato de Jacob
Texto: Génesis 32: 22 – 32
Autor: Pastor Edwin Guillermo Nuñez Ruiz

Introducción:

A. Como hemos visto Jacob ha sido tratado por Dios durante 20 años y vemos muchos cambios en el. Sabemos que todos tenemos una experiencia de conversión, Jacob la tuvo en Bethel; pero también sabemos que de allí en adelante el Señor comienza un trato, un proceso en nuestras vidas hasta conformarnos a su imagen, cada cosa que nos sucede responde a este proceso, a este propósito. Este relato nos muestra algunas de las cosas que Dios usa en su proceso con nosotros:

I    DIOS USA LA SOLEDAD (24ª) 

A. Jacob cuza el rio Jaboc y en algún momento se queda solo. El tiene sirvientes, familia, ganado, pero en este punto Jacob está totalmente solo.

B. Una de las cosas que Dios usa para “procesarnos” es la soledad. El hombre o la mujer que desea ser procesado por Dios tiene que estar dispuesto a la soledad. Sucede que en muchas ocasiones Dios permite que los hombres te defrauden y te quedes solo. Una de las razones por las que Dios va a permitir esto es porque es en esta soledad que aprendes que lo único que tienes en la vida es a Dios, allí aprendes a confiar en Dios y no en los hombres.

C. Pero no solo debe estar dispuesto a que Dios lo deje solo; sino que el mismo debe estar dispuesto a estar solo y esto nos introduce en el siguiente punto.

II  DIOS USA LA ORACION (24b)

A. En tal soledad, un hombre, sabemos que es Dios (Ver 30), lucha con él. En cierto, que este texto no nos habla de que tal lucha se dio en medio de la oración, pero Oseas 12: 3 – 5 nos lo aclara. Jacob no solo ruega sino que llora mientras lucha.

B. En nuestros tiempos de oración Dios nos procesa. Me refiero a ese tipo de oración tan intensa, tan fervorosa que en medio de ella las lágrimas corren por que entiendes que necesitas a Dios, necesitas de Dios, te humillas ante él. Si tú deseas ser santo, si desea el trato de Dios, indudablemente necesitas orar. Una de las cosas que Dios hace en medio de la oración además de enseñarnos a depender de Él, es que allí “asesina” nuestra carne, orar no es fácil pero cuando lo hacemos nuestra carne mengua y nuestras voluntades aprenden a someterse a Dios. (Mateo 26:41)

III   USA LA DETERMINACION (24c, - 26)

A. Notemos que la lucha fue hasta el amanecer, Dios no podía vencer a Jacob, Dios lo hirió dolorosamente y aun así siguió luchando, Dios le dice que lo suelte y él se rehúsa hacerlo hasta que Dios no lo bendiga. Al final del relato nos dice Dios mismo que Jacob “venció” a Dios.

B. ¿Cómo así que Dios no podía vencer a Jacob? Una buena explicación a esto es que Dios está luchando con Jacob a la manera que lo hace un padre con su hijo, controlando su fuerza para no hacerle daño.

¿Cuál era el afán de que le soltara antes del amanecer? Recuerde que nadie podía ver a Dios y seguir viviendo.

C. Para que el proceso de Dios se complete es necesaria la determinación (firme decisión para hacer o lograr algo). No nos rindamos, no abandonemos, aun cuando sintamos que Dios mismo lucha contra nosotros. Mientras persistimos Dios nos está enseñando a ser valientes, valerosos, esforzados. Cualidades esenciales para recibir una bendición de Dios por ello casi siempre el valor conlleva a la bendición. (Ver 29)

IV  DIOS USA LA HUMILLACION (27)

A. En este punto de la lucha se le pide a Jacob que diga su nombre y el responde exclamándolo. Dice: “me llamo Jacob”. Es decir, el engañador, el mentiroso, el traidor.

B. ¿Porque Dios le pregunta su nombre luego no lo sabe? Obvio, Dios lo sabe pero antes de ser transformado Jacob necesita hacer una confesión, necesita reconocer, necesita humillarse, esta es la razón de la pregunta.

C. En nuestro trato con Él, Dios usa la humillación, el creyente necesita constantemente reconocer su condición, sus defectos, sus fallas, sus errores delante de Dios. Lo contrario se llama orgullo y sabemos que Dios mira de lejos al altivo, pero esta con el contrito, el humillado. Al humillarnos Dios nos está enseñando nuestra condición, pero sobre todo nos está enseñando sobre su gracia y su misericordia.

CONCLUSIÓN:

El resultado del trato con Dios es TRASFORMACIÓN  Es decir, el resultado de la soledad, la oración, la determinación y la humillación es CAMBIO DE NUESTRA VIDA Y ENTORNO,  a eso equivale el hecho de no ser llamado más Jacob sino Israel.


ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO DEL SERMÓN

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL AUDIO
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...